Nueva Delhi, 10 feb (PL) En los tres últimos años, el conflicto entre humanos y elefantes trajo la muerte en la India a mil 713 personas y 373 de elefantes por causas no naturales, incluida la electrocución y la caza furtiva.

Los expertos dicen que varios factores, entre ellos la perturbación del hábitat y la urbanización, podrían ser la causa del alarmante aumento en el número de víctimas humanas y animales no naturales.

En respuesta al Parlamento, el doctor Mahesh Sharma, ministro de Estado de Medio Ambiente, Bosques y Cambio Climático, dijo que se reportan daños en casas y cultivos en varios estados.

El mayor número de víctimas humanas ocurrió en el estado indio de Bengala Occidental (307 muertes), seguido por Odisha (305).

Solo en 2018, explicó Sharma, 227 personas fueron muertas por elefantes salvajes en 16 estados, y Assam reportó el número más alto (86).

La electrocución de los elefantes es motivo de preocupación. Las muertes por esta causa fueron 226, contribuyendo al 60.6 por ciento de los decesos de estos animales desde 2015.

En comparación, las muertes de estos paquidermos por todas las demás causas, incluidos los accidentes de trenes, la caza furtiva y el envenenamiento, sumaron 147.

Los datos indican que el promedio de muertes de elefantes por año es de 56.6, una estadística preocupante según reflejó el diario The Hindu.

Ajay Desai, consultor del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) explicó que el conflicto entre humanos y elefantes en Bengala Occidental se remonta a tres décadas.

En la década de 1980, los elefantes en el Santuario de Vida Silvestre de Dalma se limitarían a las colinas de Dalma, ya que la comida y el agua estaban disponibles para ellos. Cuando el cultivo de arroz comenzó en las llanuras cercanas a las colinas, los elefantes comenzaron a moverse hacia abajo para asaltar cultivos, expresó.

Los aldeanos los ahuyentaron y los elefantes comenzaron a moverse hacia el sur de Bengala Occidental, dijo. Dado que los paquidermos no se limitaban a un entorno restringido, aumentó el conflicto con los humanos.

En tanto, en Odisha, el creciente número de minas es un problema para los elefantes.

La degradación del hábitat es una de las principales causas de muerte de elefantes. Desai apuntó que reconocer problemas como la deforestación es fundamental para crear una solución.

Sharma dijo que se aprobó la construcción de barreras físicas, como cercas de alambre de púas, cercas eléctricas con energía solar y biomasa con cactus y muros de frontera, para evitar la entrada de elefantes en las tierras agrícolas.

mh/abm