Onorio Montás

José Alberto Bonilla Dominici: la radio no es un negocio rentable en sí mismo como emisora, pero todos los medios de comunicación buscan o tienen muchos beneficios colaterales.

Radio HIN salió de la visión creadora del ingeniero Pedro Pablo Bonilla Portalatín (Pepe Bonilla), y no pasó desapercibida ni por la competencia en las frecuencias, ni por un público ávido de una buena programación.

Años han pasado desde ese acontecimiento que cuando se instaló una antena en la espadaña de la iglesia San Juan Bosco atrajo la atención de mucho público, que era el punto más alto de la ciudad de Santo Domingo, fue un acontecimiento en una época en que la industria de la radiofrecuencia estaba a poca distancia en el camino de su pleno desarrollo.

El ingeniero Pedro Pablo Bonilla Portalatín, dueño y fundador de radio HIN, que anteriormente eran las frecuencias de la ¨Voz de la Reelección de Trujillo¨ y más adelante Radio HIN Televisión (Rahintel) que inició sus transmisiones en 1959. Cuando comenzó HIN, era "Jazz", la música predilecta de Pepe Bonilla, pero no era un ritmo muy popular.

De la radio, avanzó hacia la televisora Rahintel. "Hubo algunos "peros", luego lo dejaron tranquilo desarrollar sus proyectos, en un ambiente donde era un "atrevimiento", competir con José Arismendy Trujillo Molina-Petán-. "No lo vieron como una competencia, y lo dejaron tranquilo".

Su padre era amigo de infancia de Ramfís Trujillo (que fue de la única manera existente para poder instalar una televisora privada que competía con la Voz Dominicana de Petán Trujillo).

Había trabajado en la estructuración y construcción de Pinturas

Dominicana, CxA (Pidoca), la Industria Dominico-Suiza, Molinos Dominicanos y otras empresas novedosas de la familia Trujillo.

Fue presidente del Consejo Administrativo de la Ciudad (hoy Ayuntamiento del Distrito Nacional) y descolló como ingeniero civil en las empresas de la familia Trujillo.

Pepe Bonilla, fue una especie de artista frustrado, amante de la música, tocaba piano, flauta, fue un enamorado de las artes, relata su hijo. José Alberto Bonilla Dominici, al vender su padre lo que fue la televisora Rahintel, se quedó con las frecuencias de HIN y se convirtió al asociarse con Teo Veras en la 91fm, una emisora novedosa que fue la primera privada que cubría todo el territorio nacional y enlazaba con una señal satelital.

Dice que la radio no es un negocio rentable-en sí mismo- como emisora, pero dijo que todos los medios de comunicación buscan o tienen muchos beneficios colaterales.

Hoy, desaparecido su creador fundador don Pepe Bonilla, su hijo que estuvo en los inicios de RAHINTEL, José Alberto Bonilla Dominici, tras agotar todo tipo de responsabilidades en la empresa de comunicación electrónica, rememora sobre la popular planta televisora, que fue escuela junto a Radio HIN para generaciones de periodistas, locutores y productores de programas.

Allí en Rahintel comenzaron estrellas de la producción como Freddy Beras Goico, Rafael Solano y otros personajes de la televisión local.

Entre los programas que fueron "buque insignias", estuvieron "la Hora el Moro", en que se iniciaron Luchy Vicioso, Los Solmeños (que formaban Nandy Rivas, Rafael y Horacio Pichardo y Tito Saldaña), Julio César Defilló, Sonya Leffeld, Fernando Casado, Niní Cáffaro y muchos otros más que se iniciaron bajo la dirección del maestro Rafael Solano.

Alberto Bonilla Dominici recordó que HIN y Rahintel llegó a tener un staff de locutores y profesionales de la comunicación de la mayor aceptación y profesionalidad del país.

La familia vivió fuera, pero al retorno su hermano Pedro Pablo y él se involucraron en la empresa y participaron en todas las actividades internas.

Primero se ocuparon de vender taquillas para la entrada al espectáculo de "lucha libre", luego en la cinemateca, pegando películas, pasaron por audio, cámaras, dirección de producción. "Nos pasamos todo ese tiempo, y aprendimos todo lo que tiene que ver con televisión-recuerda-.

"Mi hermano Pedro Pablo, luego, aunque se mantuvo en la empresa, se dedicó a la fotografía, que era lo que le gustaba".

Fue dueño de un laboratorio fotográfico, pero autor de un spot

publicitario con una frase que "pegó": "fotocolor, lo má mejor".

Manuel, el menor, fue presidente de Barrick Gold Pueblo Viejo.

Producción

Rahintel era esperada, sintonizada por un gran público que disfrutaba de sus películas, a partir del celuloide de 16 milímetros que era lo que existía en la época.

Bonilla Dominici recuerda las series Boston Blackie, Cisco Kid, Ruta 66, Bonanza, Alfred Hitchcock presenta, Los Intocables, Rin tin tin, Los Tres Chiflados y otras series favoritas de la época que por primera vez se vieron por televisión.

Sobre Radio HIN, en sus manos experimentó una evolución. Su

programación se dirigió hacia la juventud.

Disfrutó del trabajo de estrellas de la locución como Teo Veras,

Federico Astwood, Ramón Aníbal Ramos, Nelson Rodríguez, Pepe Durán, Papy Quezada, Ángel Lavandero, José Joaquín Pérez (Jo-Jo Pérez).

"La estación HIN fue tan exitosa que facturaba más que la televisora".

Eduardo Palmer un cubano exiliado, participó con su Productora Fílmica Nacional¨ que fue una gran escuela para muchos jóvenes que iniciaban en la cinematografía como Ricardo Thorman, Claudio Chea, Peyi Guzmán y otros, además con el Noticiero Nacional, una asociación empresarial para la sección de noticias, de gran audiencia nacional.

"Rahintel fue un terreno fértil para los grandes talentos, y de ahí salieron grandes talentos. Recuerdo al posible mejor locutor noticioso de televisión, fuera de serie, René Martínez, y además muy creíble", señaló.

Tuvo un staff de los mejores locutores del momento, Papy Quezada, Salvador Pittaluga con los editoriales, periodistas como Roberto Pérez Nivar, Ramón Puello Báez, Milagros Germán, Aníbal de Castro, y otros.