Por René Quenallata Paredes

LA PAZ, 12 sep (Xinhua) -- El nivel socioeconómico y educativo de las personas, así como las nuevas tecnologías, entre otros factores, influyen en el deficiente hábito de lectura en Bolivia, algo que pretende revertir el gobierno con debates estudiantiles, ferias y más bibliotecas.

Según datos del Ministerio de Educación de Bolivia, sólo cinco de cada 100 habitantes tienen el hábito de lectura y la mayoría son adultos.

Al respecto, el viceministro de Educación Alternativa y Especial, Noel Aguirre, expresó en entrevista con Xinhua que durante este año se han desarrollado actividades que fomentan la lectura en espacios educativos y públicos a nivel nacional.

En estas actividades participan autoridades educativas, maestros, alumnos, estudiantes con discapacidad, unidades educativas y población en general.

Manifestó que "la mayoría (de niños y jóvenes) leen porque eso se les exige en las unidades educativas y universidades".

"Efectivamente aún hay un deficiente hábito de la lectura en el país. Leer una cantidad de libros enteros, ese aún es un problema", agregó.

Respecto a los mayores de 45 años, Aguirre aseguró que este grupo etario ha desarrollado mayores capacidades de lectura.

Por su parte, el escritor y pedagogo boliviano, Víctor Montoya, dijo a Xinhua que los bolivianos cultivan muy poco la lectura por el nivel socioeconómico y cultural de la sociedad.

"La clase media-alta y sobre todo las clases socioeconómicas altas concentran mayor porcentaje de personas con formación de tipo media o superior, y normalmente realizan trabajos que requieren una mayor cualificación, y por tanto, lectura", aseveró.

En consecuencia, no sorprende que este grupo desempeñe tareas en las que la lectura sea una práctica más frecuente en comparación con las clases socioeconómicas más vulnerables, cuyos puestos de trabajo exigen un menor grado de cualificación profesional, agregó.

De acuerdo con Montoya, otro elemento importante que impide el desarrollo de la lectura en las generaciones nuevas es la tecnología.

"En Bolivia se hace fácil leer textos cortos en los celulares a través de las redes sociales y no libros. Mucha gente opta por ver una película en la casa antes que leer un libro", agregó.

El escritor boliviano afirmó que "las personas mayores, las que viven en niveles económicos y sociales bajos, y las que tienen menos estudios leen poco y participan de forma más limitada en las actividades culturales".

Además, sostuvo que "no es extraño, por tanto, que los países con menor desarrollo económico y educativo muestren bajos niveles de hábito a la lectura y una menor participación en las actividades culturales".

Con el objetivo de promover el hábito de la lectura en la población, el Ministerio de Educación de Bolivia desarrolla cada año el "Día Plurinacional de la Lectura".

En este sentido, Aguirre manifestó que también las direcciones departamentales de educación realizarán actividades en ciudades capitales y municipios, involucrando a estudiantes y participantes de unidades educativas.

En la última década, Bolivia ha desarrollado varias actividades de fomento a la lectura.

En 2006 fue implementado el Programa Nacional de Alfabetización "Yo sí puedo" para erradicar el analfabetismo en Bolivia, permitiendo que los sectores más vulnerables aprendan a leer y escribir de forma gratuita, con el apoyo del Estado. Fin