WASHINGTON, 9 ene (Xinhua) -- Unos 3.500 bebés de Estados Unidos mueren cada año por problemas relacionados con el sueño, incluyendo síndrome de muerte infantil súbita o asfixia accidental, según un informe publicado hoy por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

De acuerdo con el informe, Estados Unidos experimentó una aguda reducción de las muertes relacionadas con el sueño en la década de 1990 luego de la campaña nacional "Vuelve a dormir", pero la disminución se desaceleró a finales de esa década y persisten los riesgos para los infantes.

"Por desgracia, muchos bebés de este país pierden la vida por problemas relacionados con el sueño que podrían evitarse", indicó la directora de los CDC, Brenda Fitzgerald.

Investigadores de los CDC examinaron los datos del Sistema de Monitoreo de Evaluación del Riesgo de Embarazo 2015 reportado por las madres sobre posiciones para dormir no seguros, cualquier cama compartida y el uso de ropa de cama suave de los estados de los que hay datos.

Las posiciones inseguras para dormir son aquellas en las que los bebés duermen de lado o sobre su estomago. La ropa de cama suave incluye almohadas, cobijas, juguetes de peluche, protectores almohadillados y cojines posicionadores.

Los científicos encontraron que una de cada cinco madres informaron que colocaron a sus bebés de lado o sobre su estomago, más de la mitad dijo que compartía cama con su bebé y dos de cada cinco reportaron el uso de ropa de cama de suave en la zona de sueño de los bebés.

"Debemos hacer más para garantizar que todas las familias conozcan las recomendaciones de la Academia de Pediatras de Estados Unidos: los bebés deben dormir sobre su espalda, sin juguetes o ropa de cama suave, y en su propia cuna", dijo Fitzgerald. Fin