Por Luan Xiang

BEIJING, 12 oct (Xinhua) -- El pintor ecuatoriano Nicolás Herrera ha presentado en Beijing la exposición "La naturaleza encantada", que versa sobre la deforestación.

"Los seres humanos somos un elemento orgánico del medio ambiente y no debemos ser sus destructores", reflexionó ante uno de sus cuadros el artista, defensor de la coexistencia con el medio natural.

La muestra consta de 12 pinturas de tamaño grande y 61 dibujos y puede visitarse en el Museo de Antropología y Arte Arthur M. Sackler de la Universidad de Pekín.

CANTO A LA VIDA

"Quisiera visualizar lo invisible dotando a la naturaleza de una condición antropomórfica", explicó Herrera a los espectadores chinos, para describir que en contraste con la oscuridad deprimente de un gris ambiguo que apunta al lamento por las pérdidas irreversibles, el carácter llamativo y fuerte del verde y el amarillo simbolizarían la vitalidad ecológica y la esperanza por un mejor futuro.

La industrialización y el desarrollo económico han conducido a la destrucción de las selvas amazónicas de Ecuador.

Los árboles fueron talados y convertidos en muebles para hogares modernos, los pájaros, insectos, animales y setas dependientes del ecosistema perdieron su hogar y se enfrentan a la extinción, lamentó el artista.

"El arte no está para decorar la pared sino para inspirar a la reflexión de quien lo vea", destacó.

"Vivo cerca de la naturaleza. El ecosistema de la selva, con los árboles, los pájaros y los animales siempre ha estado presente en el alma y la sangre", expresó el pintor que, de acuerdo con Miguel Benavides, comisario de la exposición, es uno de los artistas contemporáneos más representativos y sobresalientes de América Latina.

La deforestación amazónica amenaza al medio ambiente mundial, puesto que estas selvas primitivas son el "pulmón" de la Tierra y producen el mayor suministro del oxígeno para los seres vivos, recordó el comisario del evento.

La humanidad se ha movilizado por detener la destrucción y buscar nuevos materiales para reemplazar la madera que se consigue a extremos costos ecológicos, indicó.

Por ejemplo, el bambú, largamente empleado en China para la fabricación de muebles, crece con rapidez y se adapta fácilmente a condiciones distintas, hasta a las tierras áridas, apuntó.

El deterioro ambiental es un reto al que se enfrenta todo el mundo, incluida China, puntualizó José María Borja, embajador ecuatoriano en China, en el acto de apertura de la exhibición.

ESFUERZOS CHINOS POR PROTEGER EL MEDIO AMBIENTE

China ha hecho de la ecología una de sus principales prioridades de desarrollo.

El presidente, Xi Jinping, destacó los esfuerzos continuados que se han hecho por construir una civilización ecológica a partir de los conceptos de desarrollo verde.

Los esfuerzos en pos del desarrollo verde y la civilización ecológica deben hacerse generación tras generación para crear una armonía entre humanos y naturaleza y dejar un mejor medio ambiente para las futuras generaciones, apuntó Xi en una instrucción política.

El XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China incluyó la civilización ecológica al máximo nivel entre las prioridades del país para la construcción del socialismo con características chinas.

China ha establecido las metas y el camino del desarrollo sostenido para construir "una China hermosa", respetuosa con el medio ambiente.

"La exposición 'La naturaleza encantada' tiene un significado especial para el público chino y ofrece un espacio surrealista para invitar a la conversación del espectador con su interior", sostuvo Hang Kan, profesor de arqueología de la Universidad de Pekín y director del museo.

China, al igual que sus socios de economías emergentes en América Latina, está buscando el equilibrio entre el desarrollo y la protección del entorno ecológico para que las generaciones futuras puedan heredar de nosotros un mundo bien preservado y apto para vivir, agregó Hang.

La exposición de las obras creadas por Nicolás Herrera en Beijing estará abierta hasta diciembre, tras lo que se trasladará a otras ciudades chinas. Fin