MADRID, 17 mar (Xinhua) -- La 20 edición del Festival de Cine de Málaga (sur de España) arranca hoy con un claro exponente hacia el cine latinoamericano con una amplia programación de títulos recientes de Argentina, Cuba, Colombia, Uruguay, México y Chile, entre otros, y cuyo certamen se inicia con la proyección fuera de concurso con el filme de "El Bar", del director español Álex de la Iglesia.

Nueve películas españolas y ocho latinoamericanas competirán por la Biznaga de Oro entre el 17 y el 26 de marzo en una edición que marcará un punto de inflexión en la historia del certamen al dar el mismo protagonismo al cine "en español" de ambos lados del océano, algo que la crítica ha valorado altamente con el objetivo de una mayor en la proyección del cine hispano.

De esta forma, la ciudad andaluza de Málaga desde hoy se convierte durante diez días en epicentro del cine en español y latinoamericano con una serie de largometrajes, conciertos, gastronomía, exposiciones, premios y homenajes que marcará esta cita del séptimo arte.

En esta nueva edición se han presentado 1.585 películas a distintas secciones del Festival, de los que 287 son largometrajes españoles e iberoamericanos, de ellos se han seleccionado 45 en total entre Sección Oficial, ZonaZine y estrenos especiales, además de 573 cortometrajes, 505 documentales y 220 títulos en "Afirmando los Derechos de la Mujer", señalaron fuentes de la propia organización.

Al mismo tiempo, en cuanto a la Sección Oficial, a las películas iberoamericanas se unirán las españolas, con un total de 23 filmes, de las que 17 de ellas son de concurso y seis fuera del mismo, aunque de las películas que competirán por las Biznagas del Festival, nueve son de producción española y ocho iberoamericanas.

El Festival de Málaga combina en esta ocasión óperas primas con trabajos de directores diversos pero ya consagrados cinematográficamente y entre los filmes "Verano 1993", de la española Carla Simón, que ya compitió en la pasada Berlinale, que aborda la infancia con familia adoptiva, y "Pieles", del también español Eduardo Casanova.

El panorama del cine español se completa con "Amar", primer largometraje de Esteban Crespo, nominado al Oscar por el corto "Aquel no era yo", "Brava", de Roser Aguilar, un drama en lengua catalana sobre una mujer aparentemente feliz (Laia Marull) que se desmorona a raíz de una agresión que sufre en el metro y "El jugador de ajedrez", una historia de amor y supervivencia durante la II Guerra Mundial.

El jurado, que lo presidirá el director de la película española "Ocho apellidos vascos" Emilio Martínez Lázaro, también tendrá en cuenta las películas latinoamericanas como la colombiana "La mujer del animal", de Víctor Gaviria, que narra una cruda mirada a la violencia de género o la chilena "La memoria de mi padre", de Rodrigo Bacigalupe, que aborda la demencia senil y los "Ultimos días en La Habana", una coproducción hispano-cubana que trata una historia sobre amistad y prejuicios.

Además, también asoma en este festival de cine, comedias como la mexicana "Me estás matando Susana", una historia romántica con Gael García Bernal y Verónica Echegui, y "El candidato", una especial sátira uruguayo-argentina sobre un político que busca relanzar su propia carrera política.

Por otra parte, el actor argentino Leonardo Sbaraglia recibirá mañana, sábado, la gran distinción honorífica de esta edición, el Premio Málaga - Sur, y además en la sección oficial es protagonista con dos filmes, uno "Nieve Negra", donde comparte cartel con el también argentino Ricardo Darín y la española Laia Costa y luego también el titulado "El otro hermano", del uruguayo Israel Adrián Caetano.

Otro de los homenajeados en este festival es el español Antonio Banderas, que es presidente de honor del certamen desde su primera edición, que recibirá una Biznaga de Oro en la gala de clausura para celebrar las 20 ediciones.

Por último, el presupuesto de este año se eleva a 3,3 millones de euros aportados entre el Ayuntamiento de la ciudad de Málaga, instituciones públicas y privadas, una inversión de la que se espera que por cada euro invertido se generen unos beneficios de entre 20 y 25 euros, según la propia organización.