La Corte Suprema rusa ha declarado ilegal a los Testigos de Jehová y anunció la confiscación de todos sus bienes, porque considera a esta organización religiosa como extremista. Según despachos de agencias de prensa internacionales, un responsable ruso de los Testigos, Iaroslav Sivulski, se declaró "conmocionado" por la decisión de los jueces y anunció que la organización apelará.

"No pensaba que algo así podría suceder en la Rusia moderna, donde la Constitución garantiza la libertad de religión", dijo. El ministerio de Justicia ruso había presentado una demanda ante la Alta corte, porque consideraba que los Testigos de Jehová representan "una amenaza para los derechos de la gente, el orden público y la seguridad pública".

El juez Yury Ivanenko precisó en la lectura de la sentencia que la organización "deberá entregar sus propiedades a la Federación Rusa". En enero, el responsable de la organización en la ciudad de Dzerzhinsk fue multado por haber distribuido material considerado extremista por las autoridades.

El gobierno ruso ya disolvió en 2004 una rama de la organización, y la Corte Europea de Derechos Humanos sentenció en 2010 que la decisión había violado los derechos de religión y asociación.

En 2007 la congregación volvió a ser condenada por haber violado la libertad religiosa de un centenar de fieles, a los que las autoridades les impidió reunirse en 2000 en el auditorio de un colegio en Cheliabinsk, en Siberia.

Se trata de una decisión que expresa la intolerancia en su nivel más alto. Y una violación contra la libertad de culto inaceptable. A los Testigos y testigas de Jehová ninguna instancia en el mundo tiene derecho a impedirles que sigan y promuevan su manera de servir a Jehová, como el único Dios que aceptan como su guía.

La humanidad debe rechazar la decisión de la Corte Suprema Rusa. Tiene que llegar el día en que ningún Estado persiga a las personas por sus credos o manera de servir a Jehová. Ojalá la Corte Suprema Rusa entienda que su decisión es inaceptable.

Auguramos se exprese la solidaridad del mundo para los Testigos de Jehová.