El pueblo dominicano celebra este domingo, el último de Mayo, el día de las madres. Es tiempo para resaltar los aportes incuantificables de la mujer madre en procura de una sociedad sustentada en valores, por una educación de calidad y por una sociedad que practique la solidaridad como expresión de la convivencia cotidiana fundamentada en el respeto de la dignidad de la persona.

Celebramos la fecha como el día de las madres para reconocer el rol de las madres dominicanas y las extranjeras que residen en el país, pero lo cierto es que todos los días son de las madres. Ellas no hacen pausa en el desempeño del papel que tienen que desempeñar en la sociedad.

Son admirables. En homenaje a las mujeres madres compartimos con ustedes una lectura del Himno a las Madres, que escribió una mujer dominicana que tuvo la oportunidad de ser Primera Dama promotora de valores: Trina de Moya.

Doña Trina fue la esposa del presidente Horacio Vásquez. Nació en La Vega el 13 de enero de 1863 y falleció en Puerto Rico el 13 de marzo de 1941. Su generación la calificó como una practicante de la humildad y sencillez. Es un referente de la calidad de la mujer dominicana. A continuación su Himno a las Madres:

Venid los moradores del campo a la ciudad

y entonemos un himno de intenso amor filial.

Cantemos a las madres su ternura y su afán

y su noble atributo de abnegación sin par.

Celebremos todo la fiesta más bella

y que más conmueve nuestro corazón

fiesta meritoria que honramos con ella

a todas las madres

de la creación.

Quien como una madre

con su dulce canto

nos disipa el llanto

nos calma el dolor

con solo brindarnos

su regazo santo,

con solo cantarnos

baladas de amor.

De ella aprende el niño

la sonrisa tierna, el joven

la noble bendición,

recuerda el anciano

la sonrisa tierna y en él

florece la resignación

¡Es el día de las Madres!