Brasilia, 2 dic (Prensa Latina) La proyección para el Índice de Precios al Consumidor (IPCA, inflación oficial) subió de 3,46 a 3,52 por ciento para este año en Brasil, según estimación de instituciones financieras divulgada hoy por el Banco Central.

El cálculo de la inflación se ha mantenido durante cinco semanas en 3,60 por ciento para el 2020. Las previsiones para los años siguientes tampoco han variado: 3,75 en 2021 y 3,50 en 2022.

Los pronósticos para 2019 y 2020 están por debajo de la expectativa de inflación que persigue el Banco Central.

Definida por el Consejo Monetario Nacional, la meta es de 4,25 por ciento en 2019, cuatro en 2020, 3,75 en 2021 y 3,50 en 2022, con un intervalo de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales al alza o a la baja.

Para alcanzar la meta de inflación, el Banco Central utiliza como instrumento principal la tasa de interés básica, la Selic, actualmente fijada en cinco por ciento anual por el Comité de Política Monetaria.

Según instituciones financieras, el Selic debería caer al 4,5 por ciento anual a finales de 2019. Para 2020, se espera que el tipo básico se mantenga al mismo nivel. Para 2021 y 2022, las instituciones estiman que el Selic terminará el período en un seis y un 6,5 por ciento anual, respectivamente.

Por otra parte, el vaticinio para la expansión del Producto Interno Bruto (PIB) -la suma de todos los bienes y servicios producidos en el país- se mantuvo en 0,99 por ciento.

Las estimaciones de las instituciones financieras para 2020 oscilan entre el 2,20 y el 2,22 por ciento. En los años siguientes, no hubo cambios con respecto a la encuesta anterior: 2,50 en 2021 y 2022.

jcm/ocs