Por Raúl Menchaca

LA HABANA, 17 may (Xinhua) -- El gobierno cubano ofreció hoy viernes garantías jurídicas a un grupo de empresarios extranjeros con negocios en el país, amenazado ahora por la activación plena por parte de Estados Unidos de la Ley Helms-Burton.

Durante una reunión con representantes de 136 empresas y una veintena de embajadas, el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Rodrigo Malmierca, afirmó que "les aseguramos que será aplicada toda garantía contemplada en nuestro marco jurídico para proteger sus inversiones en Cuba, ante cualquier eventual demanda".

El ministro cubano ratificó la seguridad legal que ofrece el país a quienes están amenazados por el Título III de la Ley Helms-Burton, una legislación estadounidense que codificó el entramado de leyes del bloqueo a Cuba.

Esa ley, que en Cuba califican de "engendro legal", fue aprobada en 1996 por el presidente estadounidense Bill Clinton, pero por su carácter extraterritorial, durante 23 años quedó en suspenso el Título III, hasta que el pasado 2 de mayo, la administración del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó a aplicarlo.

Ese acápite permite a ciudadanos estadounidenses emprender acciones legales contra quienes "trafiquen" con propiedades nacionalizadas tras el triunfo de la Revolución Cubana en 1959.

La ley también permite las reclamaciones de personas que actualmente son ciudadanos estadounidenses pero que eran cubanos al momento de perder sus propiedades.

Al respecto, Malmierca aseveró que el gobierno cubano "estará junto a aquellos que han apostado y quienes apuesten en el futuro por hacer de este país, soberano y libre, el lugar donde desarrollar sus negocios".

Por su parte, la directora de Inversión Extranjera del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera de Cuba, Deborah Rivas, explicó a los empresarios extranjeros las normas jurídicas que protegen sus negocios en Cuba ante el acoso de Estados Unidos.

En ese sentido, la funcionaria detalló los articulados de la Constitución cubana, así como de la vigente Ley de Inversión Extranjera y de la Ley Número 80, que desde 1996 declara ilegal, inaplicable y sin valor a la Ley Helms-Burton.

También el titular de la Dirección para Estados Unidos en la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossío, explicó la evolución histórica de la agresividad de Estados Unidos hacia Cuba, y aseguró que EEUU tiene actualmente un enfoque de franca hostilidad.

Fernández de Cossío reiteró el empeño del gobierno cubano de respaldar totalmente a empresarios extranjeros e, incluso, norteamericanos que mantienen negocios con Cuba.

Varios empresarios extranjeros con negocios en Cuba ratificaron la apuesta por Cuba y llamaron a no atender las falsas informaciones ante el recrudecimiento del bloqueo y la activación del Título III de la Lay Helms-Burton.

Por su parte, el subdirector general en Cuba de la cadena española Meliá Hotels International, Francisco Camps, explicó que su compañía tiene en el país 34 instalaciones con más de 15.000 capacidades.

No obstante, Camps aseveró que "no sólo estamos (en Cuba), sino que mantenemos nuestros proyectos para el futuro".

Camps destacó la seguridad que se respira en Cuba e indicó que el país ofrece seguridad jurídica a los inversionistas.

Asimismo, el director general de la cadena hotelera española Iberostar, Mateo Caldentey, reiteró la apuesta por Cuba donde la empresa lleva trabajando 25 años.

"Seguimos apostando por Cuba", señaló Caldentey, quien además anunció que están en camino nuevos negocios como un hotel de 500 habitaciones en la localidad de Trinidad, en el centro-sur del país.

También el gerente general de la empresa mixta Industria Molinera de La Habana, el mexicano Amílcar Romero, aconsejó buscar respaldo de las embajadas respectivas para coordinar acciones de defensa de las inversiones.

Hace dos semanas, la compañía estadounidense de cruceros Carnival Cruise Lines, que realiza viajes regulares a Cuba, se convirtió en la primera imputada tras la activación del Título III de la Lay Helms-Burton.

También el gigante petrolero estadounidense ExxonMobil interpuso una demanda en una corte federal de Washington contra dos entidades estatales cubanas, el grupo empresarial Cimex y Unión Cuba-Petróleo, Cupet.

En un estudio publicado en 1996, el Departamento de Estado estadounidense estimó que la activación del Título III permitiría que se interpusieran entre 75.000 y 200.000 demandas en cortes de Estados Unidos. Fin