RENNINGEN, Alemania, 14 may (Xinhua) -- La compañía de ingeniería y tecnología alemana Grupo Bosch está animado ante su potencial de crecimiento en China y seguirá invirtiendo en ese mercado con una perspectiva a largo plazo, aseguró su director ejecutivo, Volkmar Denner.

"Bosch en China es realmente una historia de éxito. En los últimos cinco años, casi triplicamos nuestro volumen de ventas hasta más de 40.000 millones de euros (unos 44.900 millones de dólares)", dijo Denner a Xinhua en una entrevista en la ciudad alemana de Renningen.

Subrayó que el potencial en China está en todos los segmentos empresariales de la multinacional, sobre todo en soluciones de movilidad que hacen la conducción más inteligente.

El primer ejecutivo del gigante industrial aseguró que es optimista ante el desempeño económico chino a largo plazo y que Bosch seguirá beneficiándose del crecimiento de alta calidad en el país asiático.

En su opinión, la transición de la estrategia de crecimiento económico china hacia un desarrollo más sostenible, innovador y de alta calidad es favorable para compañías tecnológicas como Bosch. "Así pues, para nosotros es una gran ventaja a largo plazo", dijo.

"Bosch está bien preparado a través de la innovación tecnológica para atender a este mercado (...) Creemos que Bosch tiene una oportunidad muy buena de atender la necesidad de modernizar las capacidades manufactureras en China", añadió.

Además, dijo, Bosch aplaude el compromiso continuado de Beijing con la reforma y apertura, así como con apoyo reforzado a la inversión extranjera.

En marzo, la compañía colocó la primera piedra de la obra de expansión de su planta en la ciudad de Xi'an, en el oeste de China. La filial de Bosch, Bosch Rexroth, invirtió unos 60 millones de euros (67,4 millones de dólares) en el nuevo centro de automatización de fábricas en Asia.

"El Gobierno chino estimula la inversión extranjera en el país, lo que es positivo para compañías como Bosch", dijo Denner, quien añadió que además de Xi'an, el grupo continúa invirtiendo en sus plantas en las ciudades de Wuhu y Nanjing, en el este del país asiático.

El director ejecutivo de Bosch apuntó que "China es el segundo mayor mercado de Bosch después de Alemania, y es muy importante en todas nuestras operaciones. Por lo tanto, la expansión de la capacidad conducirá a un mayor crecimiento de nuestros negocios en China".

Subrayó que las altas inversiones en China no solo están relacionadas con las actividades manufactureras, sino también con la innovación en alta calidad local.

Afirmó estar impresionado por el hecho de que la planta de Bosch en Wuxi, también en el este de China y que produce sistemas automotores de diésel, fue reconocida por el Foro Económico Mundial como uno de las "mejores fábricas del futuro" en el mundo.

Fundado en Stuttgart en 1886, el Grupo Bosch obtuvo ventas de 78.500 millones de euros (88.170 millones de dólares) en 2018, año en que contaba con casi 410.000 empleados en todo el mundo, de los que unos 60.000 se encontraban en China.

Con su compromiso a largo plazo con el emergente mercado asiático, Bosch celebra este año el 110º aniversario de su presencia en China, dijo Denner. Fin