Por: Nassim José Alemany

Socio de Economía

nalemany@deloitte.com

Luego del accidente aéreo del pasado domingo en Etiopía, donde murieron 157 personas, prácticamente todos los países han prohibido que vuele el modelo del avión involucrado en el incidente, el Boeing 737 MAX 8.

La razón es que ese mismo modelo ha sufrido dos accidentes en los últimos cinco meses. El otro accidente fue en octubre del año pasado, cuando se estrelló cerca de Indonesia otra aeronave con 189 pasajeros, y nadie sobrevivió.

Las investigaciones aún están en la etapa inicial, y se están evaluando los registros rescatados de las cajas negras para determinar si las razones de este último accidente coinciden con problemas similares al anterior.

Mientras tanto, las líneas aéreas han estado sustituyendo los aviones que utilizaban por otros modelos para poder seguir volando en las rutas habituales.

A nivel mundial, una de las rutas que más utiliza ese modelo de avión es la ruta de Miami - Santo Domingo, con más de 40 vuelos semanales, operada por American Airlines.

Como se puede apreciar en el gráfico, ese modelo no solamente llega a Santo Domingo, sino que también tiene vuelos directos entre Miami con Santiago, Puerto Plata y Punta Cana.

La ruta Miami ? Santo Domingo, que era servida por ese modelo de avión con unos 42 vuelos semanales, apenas representa el 7% de todos los vuelos que llegan al aeropuerto de Las Américas. El impacto en los otros tres aeropuertos es similar o menor.

Southwest Airlines, American Airlines, Air Canada y China Southern Airlines son las líneas aéreas que más aviones MAX 8 tienen en su flotilla, con más de 20 cada una.

Estas compañías, en su mayoría, han logrado sustituir las aeronaves para minimizar las cancelaciones y retrasos de vuelos, por lo que no se esperan impactos significativos en los flujos de pasajeros que vuelan en estas rutas.