Imagen del 12 de marzo de 2019 de un programador y diseñador realizando su trabajo en las instalaciones de la compañía Lombao Estudio, en La Habana, capital de Cuba. (Xinhua/Joaquín Hernández)

Por Raúl Menchaca

LA HABANA, 13 mar (Xinhua) -- Cada vez que iba a hacer algún trabajo, el cubano Mario Lombao armaba y desarmaba una vieja computadora, cuyos componentes guardaba en una caja de manzanas.

Ahora, más de 10 años después y convertido en ingeniero informático, es el fundador y propietario de Lombao Estudio, una pequeña compañía cubana especializada en diseño, desarrollo y marketing profesional que nació en 2013.

Lombao, quien después de graduarse en el Instituto Superior Politécnico de La Habana, trabajó dos años en el Ministerio de Comercio Interior, aseguró que su emprendimiento está perfectamente alineado con los planes gubernamentales de informatización de la sociedad cubana.

"En este contexto, nosotros vemos una gran oportunidad debido a que precisamente nuestra actividad lo que propone es la informatización", afirmó a Xinhua el ingeniero de 32 años.

Poco a poco, la empresa, en la que trabajan cinco programadores y un diseñador, ha ido ganando un nicho en el incipiente mercado privado de la isla, en el que ofrecen varias opciones de software de alta calidad a precios módicos.

"Hacemos un traje a la medida de cada uno, con particular énfasis en los sistemas operativos", explicó el joven emprendedor, quien se queja de que aún las empresas estatales no aprovechan las posibilidades que ofrece Lombao Estudio.

La empresa, que funciona como una especie de cooperativa, donde todos opinan y deciden las líneas de trabajo de manera colectiva, desde hace tres años ha invertido todas sus ganancias en el desarrollo de una Single Board Computer (SBC), una computadora completa en un solo circuito de producción totalmente cubana llamada LombAD Pro.

El dispositivo, pensado para promover establecimientos privados, se ha convertido en la principal apuesta de la compañía, ya que conectado a una pantalla puede ejecutar múltiples contenidos.

"Es como una pequeña computadora que puede emplearse en escuelas o consultorios médicos a muy bajo costo", aseguró Lombao mientras mostraba una pequeña caja negra triangular, cuya carcasa fue hecha en una impresora tres dimensiones (3D).

Buena parte de los circuitos electrónicos, así como todo el sistema operativo fueron diseñados y hechos por estos emprendedores cubanos, quienes se basaron en dispositivos similares, pero más caros, como Apple TV, Roku y Amazon fire.

"Es un producto cubano, diseñado para el contexto cubano", afirmó Lombao, quien además dijo no perder de vista la realidad que le rodea, pues en definitiva es el mercado sobre el que trabaja de manera sistemática.

El emprendedor es consciente de que necesita estar al tanto de la marcha del país, al señalar que en estos momentos el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, llama a la informatización de la sociedad y "mi negocio tiene algo que aportar a esos planes gubernamentales".

En la actualidad, más de cinco millones de cubanos de una población de 11,2 millones, acceden al servicio de internet por diferentes vías.

El 60 por ciento accede a ellos desde los centros de estudios y de trabajo, aunque hay más de 1.200 puntos de conexión inalámbrica en toda la isla.

Para cualquier observador que mire hacia Cuba desde el extranjero, el trabajo de Lombao Estudio puede parecer algo común, pero el mérito de estos emprendedores es desarrollarse en un país cuya economía sufre duras tensiones.

Esta compañía, una de las primeras privadas de su tipo, demuestra la capacidad y preparación de los profesionales de la isla, capaces de implementar hoy en día proyectos de alta tecnología a lo cubano.