SANTIAGO, 13 mar (Xinhua) -- La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, afirmó hoy miércoles que la pobreza y la desigualdad se reducen con políticas públicas complementarias de inclusión laboral y social.

Bárcena inauguró hoy en Santiago de Chile el seminario "Educación técnico-profesional e inclusión laboral para una mayor igualdad en América Latina y el Caribe", el cual se extenderá hasta el próximo jueves en la sede regional de la CEPAL en la capital chilena.

En este contexto, la secretaria ejecutiva de la CEPAL afirmó que "para reducir la pobreza y la desigualdad y aumentar el ingreso de los hogares es importante impulsar políticas públicas complementarias de inclusión laboral y de protección social".

Además, Bárcena dijo que para transitar de un escenario de incertidumbre a uno de oportunidades, se debe fortalecer la institucionalidad laboral y políticas laborales de promoción del trabajo decente.

Asimismo, apuntó que es necesario "expandir el acceso a servicios sociales e infraestructura básica de calidad como política activa de los países; consolidar sistemas integrales y efectivos de protección social; y afrontar las desigualdad de género para evitar su profundización y avanzar en su superación", apuntó.

La funcionaria consideró que estas políticas se deben vincular con los desafíos de cambios a la estructura productiva para alcanzar el desarrollo sostenible con igualdad.

Explicó que al analizar datos de 17 países de América Latina y el Caribe, el organismo concluyó que el ingreso de los hogares en 2016 pudo ser hasta 25 por ciento superior si los adultos de entre 25 y 55 años en cada uno de ellos hubieran completado la educación secundaria.

La representante de la CEPAL señaló que la región necesita una mirada estratégica, con medidas de corto y largo plazo, en el contexto de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

En el seminario también participó el encargado de negocios de la embajada de Noruega en Chile, Erland Skutlaberg, quien dijo que mientras el acceso a la educación ha aumentado significativamente en América Latina, la transición entre la escuela y el mercado laboral sigue siendo un reto importante.

"Más aún para las mujeres que hoy en día tienen más años de escolaridad pero siguen teniendo tasas de desempleo más altas, salarios más bajos e inserción más precaria", comentó.

La CEPAL, en cooperación con Noruega, lidera desde 2015 el proyecto "Educación y formación técnico-profesional para una mayor igualdad en América Latina y el Caribe".

Este programa incluye la publicación de más de 15 estudios sobre el tema, así como la realización de seminarios, talleres y asistencias técnicas en varios países de la región.

"Noruega aspira a seguir la buena cooperación con la CEPAL en esta y otras áreas", destacó Skutlaberg, quien subrayó los resultados del proyecto que sostiene su país junto al organismo regional de la ONU.

Según datos de la CEPAL, cerca del 60 por ciento de los jóvenes de entre 20 y 24 años de la región, en promedio, han concluido la educación secundaria.

No obstante, esta cifra varía entre niveles casi universales en países como Chile y Perú y niveles de conclusión muy bajos en países de Centroamérica.

El organismo apuntó que en cuanto a la educación terciaria alrededor del 10 por ciento de los jóvenes de entre 25 y 29 años la termina. Fin