SHANGHAI, 7 nov (Xinhua) -- Quienes se quejan de que el comercio con China se realiza bajo condiciones injustas, podrían tener dificultades para justificar sus acusaciones en la primera Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, por sus siglas en inglés).

Por el contrario, el comercio con China es justo y recíproco.

Las compañías chinas compran productos extranjeros por miles de millones de dólares en la CIIE, la primera exposición a nivel nacional con el tema de las importaciones en el mundo. Eso subraya la aspiración de China de transitar de vender al mundo a comprar al mundo.

La exposición también refuerza mensajes para el mundo: China es seria respecto a la apertura, las puertas se abrirán más, pues tiene muy claro el tipo de cambios que necesitan llevarse a cabo.

En la ceremonia de inauguración, el presidente chino, Xi Jinping, anunció que se calcula que en los próximos 15 años, los productos y servicios importados de China superarán los 30 billones y los 10 billones de dólares, respectivamente.

La enorme cantidad de pedidos de importación en la CIIE muestran que el compromiso de China no representa palabras vacías sino contratos reales.

Durante la CIIE, el gigante de comercio electrónico chino JD.Com está comprando productos extranjeros de marcas como la fabricante italiana de máquinas de café De'Longhi, la compañía japonesa fabricante de arroceras Tiger y la gigante de equipo de computación estadounidense Dell, por un valor de 100.000 millones de yuanes (alrededor de 14.700 millones de dólares) para satisfacer la demanda de los consumidores domésticos.

Después de que Xi alentara el comercio transfronterizo en la ceremonia de inauguración de la CIIE, Alibaba Group Holding anunció que registraría productos importados por 200.000 millones de dólares en su plataforma de comercio electrónico de 2019 a 2023.

China ya ha adoptado medidas concretas para ampliar su apertura. A partir del 1 de noviembre, China redujo sus aranceles a 1.585 productos importados y, al hacerlo, redujo el nivel total de aranceles de 9,8 por ciento en 2017 a 7,5 por ciento. En la CIIE, China anunció planes para que ciertos volúmenes de productos importados estén exentos de aranceles.

Un hecho que no debe ser pasado por alto es que mientras que China mantiene un superávit en comercio de productos, tiene un déficit en comercio de servicios.

El Ministerio de Comercio publicó un informe al margen de la exposición que muestra que se espera que las importaciones acumuladas de servicios de China superen los 2,5 billones de dólares en los próximos cinco años.

Durante ese periodo, China presenciará más de 700.000 millones de dólares en importaciones acumuladas en servicios emergentes, incluidas las comisiones por el uso de propiedad intelectual, telecomunicaciones y servicios de computación e información, servicios financieros y servicios personales, culturales y recreativos. Esto ofrecerá un mercado más amplio, oportunidades de cooperación más valiosas y mayores beneficios para el mundo.

Cuando los críticos dicen que el ritmo de China para reducir la brecha comercial con sus socios comerciales es demasiado lento, estos pedidos y potenciales enormes son una fuerte evidencia para responder a los agravios de esos críticos.

"La economía china es un mar, no un estanque", dijo Xi, quien enfatizó que las tormentas pueden volcar un estanque, pero jamás un mar.

A pesar de los que los críticos hablen acerca de la práctica comercial de China, China no cerrará sus puertas al mundo, más bien se volverá cada vez más abierta.

Poco a poco, la práctica de China demostrará que un enfoque de "el ganador se lleva todo" en el comercio es insostenible, y que el sistema de comercio inclusivo y multilateral rendirá beneficios mutuos y una mayor prosperidad. Fin