Washington, 13 sep (PL) El índice de precios al consumidor en Estados Unidos aumentó 0,2 por ciento en agosto pasado, el mismo crecimiento del mes precedente, informó hoy el Departamento del Trabajo.

Dicha cifra, que estuvo en correspondencia con el pronóstico de los especialistas en el tema, es el doble del registro de junio, e idéntica a los guarismos de mayo y abril.

En el resultado más reciente incidió de manera directa el incremento de los valores de la energía con 1,9 por ciento, sostuvo la fuente.

Por otra parte, precisó que la inflación interanual se situó en 2,7 por ciento, dos décimas menos que los datos de julio y junio, los más elevados desde febrero de 2012.

A inicios del mes pasado, la Reserva Federal estadounidense (Fed) mantuvo las tasas de interés a un rango de 1,75 a 2,0 por ciento tras las discusiones en una reunión de dos días sobre política monetaria.

Tal decisión, que se tomó de manera unánime por la directiva del banco central, era esperada en los círculos especializados y otros sectores teniendo en cuenta las subidas realizadas en marzo y junio de este año.

Según un comunicado del Comité Federal de Mercado Abierto, el indicador de la ocupación laboral ha continuado reforzándose y la actividad económica ha estado creciendo a un nivel notable.

Asimismo, sostuvo el texto, el gasto de los hogares y la inversión empresarial han aumentado con fuerza.

Después de esta determinación, los otros dos aumentos previstos para 2018 podrían ocurrir a finales del presente septiembre y diciembre, divulgaron reportes de prensa.

Para expertos, la decisión de realizar aumentos de un cuarto de punto porcentual cada vez tiene como objetivo evitar que la economía se sobrecaliente y empuje la inflación a un nivel demasiado elevado.

Sin embargo, al mismo tiempo, las tasas más altas hacen que los préstamos sean más costosos para los consumidores y las empresas, y pueden reducir los precios de las acciones.

Como parte de los debates sobre cuándo podría llegar el fin de las subidas, el presidente estadounidense, Donald Trump, criticó a la Fed el pasado 19 de julio al mostrar su desacuerdo con esa variante y considerar que el organismo podría interrumpir la recuperación económica.