WASHINGTON, 12 sep (Xinhua) -- Americans for Free Trade (Estadounidenses en favor del Libre Comercio), una nueva coalición de más de 80 asociaciones comerciales, y Farmers for Free Trade (Granjeros en favor del Libre Comercio), una coalición apoyada por los mayores grupos del sector agrícola del país, anunciaron hoy su participación en una campaña nacional para oponerse a los aranceles de la administración Trump a las importaciones.

La multimillonaria campaña, llamada "Los aranceles dañan el corazón del país", se centrará en contar las historias de empresarios, agricultores, obreros y familias estadounidenses perjudicados por los aranceles a través de eventos en los ayuntamientos, el contacto de las bases con el Congreso y la administración, redes sociales y publicidad digital, se indicó en una declaración de las coaliciones.

La campaña comenzará la próxima semana con eventos en Chicago, Nashville, Pensilvania y Ohio, indicó la declaración, la cual agregó que habrá otros eventos en septiembre y octubre en comunidades claves de todo el país.

Americans for Free Trade representa a diversos interesados en la cadena de suministro, incluyendo a fabricantes, agricultores, agronegocios, minoristas, compañías de tecnología, proveedores de servicios, compañías de gas natural y petróleo, importadores y exportadores.

"Todos los sectores de la economía estadounidense saldrán perdiendo en una guerra comercial", dijo en una declaración el presidente y director general de la Federación Nacional de Minoristas, Matthew Shay. "Esa es la razón por la cual una coalición diversa de industrias se está uniendo, para amplificar las voces de los estadounidenses trabajadores y asegurarse de que Washington comprenda las consecuencias para el mundo real de una guerra comercial".

La campaña se produce después de que la administración Trump impuso elevados aranceles sobre una variedad de productos importados por valor de decenas de miles de millones de dólares, lo que provocó una fuerte oposición de la comunidad empresarial nacional y medidas de represalia de los socios comerciales de Estados Unidos.

"Los aranceles son impuestos para las familias estadounidenses", dijo Sandy Kennedy, presidenta de la Asociación de Líderes de la Industria Minorista. "Esta creciente guerra comercial amenaza con gravar todos los aspectos de nuestro estilo de vida estadounidense, desde la ropa que usamos hasta los alimentos que comemos, pasando por los autos que conducimos y el calzado que usamos".

También hoy, Americans for Free Trade enviaron una carta al presidente de la Cámara, Paul Ryan, y a la líder demócrata, Nancy Pelosi, para solicitar su apoyo.

"Esperamos que ofrezcan su apoyo a nuestros esfuerzos en todo el país y que participen en los eventos junto con los afectados", indicó la carta.

"También exhortamos con energía al Congreso para que ejerza su papel de supervisor de asuntos de política comercial con el fin de impedir más daños a los trabajadores, los consumidores y las familias estadounidenses derivados de los nuevos aranceles, tanto los ya implementados como los aranceles futuros que han sido propuestos", dijo la coalición comercial. "Los aranceles son el enfoque equivocado para generar un cambio significativo". Fin