BEIJING, 5 ago (Xinhua) -- El consumo de servicios en sectores como turismo, cultura y deportes de China registró un rápido crecimiento en el primer semestre de 2018, informó la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, el máximo planificador económico del país.

En los primeros seis meses, el consumo de servicios en el turismo, la cultura, los deportes, el cuidado de los ancianos y servicio doméstico representó un 40 por ciento de los gastos totales de una familia, explicó Liu Yunan, funcionario de la comisión.

El mercado del turismo continuó expandiéndose, y los ingresos a nivel nacional aumentaron un 12,5 por ciento anual en el periodo citado.

Tanto la inversión como el consumo en la industria de la cultura mostraron un buen comportamiento durante el primer semestre. La inversión en activos fijos en el sector ascendió un 17,5 por ciento con respecto a un año atrás, mientras que las ventas de la taquilla cinematográfica subieron un 17,8 por ciento interanual.

Ante el envejecimiento de la población, la demanda por asistencia para los ancianos viene en aumento. Hasta junio, el número de instituciones e instalaciones para el cuidado de las personas de la tercera edad alcanzaba las 156.000, con más de 7 millones de camas y más de 700.000 trabajadores.

Los deportes, un sector con gran potencial en el país, también experimentaron un aumento notable entre enero y junio, dijo Ou Xiaoli, otro funcionario de la comisión.

Según pronósticos de Ou, para finales de 2018, el valor agregado de la industria de los deportes aportará más del 1 por ciento al PIB, con una contribución de cerca de un billón de yuanes (146.000 millones de dólares) en el consumo y la generación de más de 4,4 millones de empleos.

China está tratando de hacer la transición de una economía dependiente de la inversión y las exportaciones de productos de bajo valor agregado a una impulsada por el consumo y los servicios.

Durante el primer semestre, las ventas al por menor se expandieron un 9,4 por ciento anual y se situaron en 18 billones de yuanes. Los gastos finales de consumo contribuyeron un 78,5 por ciento al crecimiento económico.