LA VICTORIA.- La Asociación de Campesinos y Productores Agrícolas de La Victoria afirmó que unos 114 agricultores corren el riesgo de ser desalojados de los predios que cultivan desde hace más de 28 años si el Estado no paga una deuda de 16 millones de pesos que tiene con los antiguos dueños de esos terrenos.

Explicaron que la deuda es por concepto del Decreto 419-12 que declaró de Utilidad Pública para la expropiación de dichos terrenos y que al día de hoy no han sido pagado por el gobierno, lo que los mantiene en un estado de desesperación ante la amenaza de que en cualquier momento podrían ser desalojados por los antiguos dueños.

Denunciaron que constantemente viven recibiendo todo tipo de amenazas, y que en ocasiones hasta son agredidos, les rompen las empalizadas, les echan los animales y llevan a personas con el propósito de venderles los terrenos que ellos cultivan.

Según el presidente de la entidad afiliada a la Federación Dominicana de Ligas Agrarias Cristianas (FEDELAC-CASC), Ysidro Prenza, están confiados en que el presidente Danilo Medina les haga una visita sorpresa y constate su difícil realidad que sería resuelta con el pago de dicha deuda y correspondiente entrega de los títulos definitivos.

"Esos terrenos que ocupamos con títulos provisionales fueron declarados de Utilidad Pública en el año 2012, por el entonces presidente Leonel Fernández mediante el decreto 419-12, pero no se compensó a sus originales dueños, quienes exigen 16 millones de pesos, situación que mantiene intranquilo a 114 hombres y mujeres que creen en el campo y viven de el" destacó Prenza.

Refiere que no son invasores ya que desde el año 1990 fueron asentados 114 campesinos por el Instituto Agrario Dominicano en las parcelas 120- DC- 23 con 998.25 tareas y en la parcela 48-DC -26 con 1005.54 tareas y luego aparecieron supuestos dueños, por lo que el gobierno declaró de utilidad pública dichos terrenos en el año 2012.

Además fue establecido un asentamiento con el número AC-505 denominado Primavera - La Victoria, lo que confirma que son productores agrícolas asentados por las autoridades nacionales.

Sostuvo que cada día de trabajo se convierte en una zozobra para sus miembros que son amenazados con ser sacados de los terrenos y hacer deslindes encima de ellos.

Esta situación desespera a los parceleros ya que tienen 25 años cultivando esos terrenos, donde se está produciendo piñas, yuca, plátanos, caña negra, chinola, cereza, limón agrio y auyama, entre otros productos.