WASHINGTON, 19 may (Xinhua) -- China y Estados Unidos publicaron hoy sábado una declaración conjunta sobre sus consultas económicas y comerciales en la que se comprometieron a no iniciar una guerra comercial.

Siguiendo las directrices del presidente chino, Xi Jinping, y el estadounidense, Donald Trump, las delegaciones de los dos países celebraron el jueves y el viernes de esta semana consultas constructivas sobre los problemas comerciales, señaló la declaración.

Las dos partes, precisó, acordaron tomar medidas efectivas para disminuir sustancialmente el déficit comercial de Estados Unidos con China.

China incrementará significativamente la compra de bienes y servicios a Estados Unidos para satisfacer las necesidades de consumo de sus ciudadanos e impulsar su desarrollo económico, lo cual, a su vez, apoyará el desarrollo económico y el empleo en EEUU, resaltó el comunicado.

Las dos naciones acordaron incrementar significativamente la exportación de productos agrícolas y energéticos de Estados Unidos, que enviará a una delegación a China para seguir con las consultas.

Conversaron además sobre la expansión del comercio de bienes manufacturados y servicios, y convinieron en crear condiciones favorables para incrementar el comercio en esas áreas.

La declaración mencionó que las dos partes valoran mucho la protección de la propiedad intelectual y acordaron promover la cooperación en este sentido.

China fomentará la revisión de las leyes y regulaciones pertinentes, incluida la Ley de Patentes, añadió la declaración.

Las dos partes acordaron también alentar la inversión bilateral y se comprometieron a crear un ambiente de negocios que permita una justa competencia.

Así mismo, acordaron mantener contactos de alto nivel al respecto y tratar de resolver sus respectivas preocupaciones económicas y comerciales.

La delegación china estuvo encabezada por el enviado especial de Xi y viceprimer ministro, Liu He, y la estadounidense contó, entre otros, con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el de Comercio, Wilbur Ross, y el representante comercial Robert Lighthizer.

También el sábado, Liu dijo a los medios de comunicación en una entrevista que el resultado más notable de las consultas fue que las dos partes acordaron no emprender una guerra comercial y dejar de aplicar impuestos compensatorios una contra la otra.

Tras señalar que su visita a Estados Unidos ha sido positiva, pragmática, constructiva y productiva, Liu explicó que la razón principal de los logros es el importante consenso alcanzado previamente por los jefes de Estado de los dos países, y su causa fundamental, las necesidades de los dos pueblos y de todo el mundo.

Liu llegó a Washington el martes por la tarde para participar en las consultas económicas y comerciales con la delegación de Estados Unidos a invitación del Gobierno estadounidense.

También miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) y jefe de la parte china del diálogo económico integral China-EEUU, Liu encabezó una delegación integrada por responsables de los principales sectores económicos del Gobierno chino.