BEIJING/WASHINGTON, 15 may (Xinhua) -- El gigante estadounidense de productos electrónicos Best Buy anunció recientemente que cerrará sus 250 tiendas de teléfonos móviles a partir del 31 de mayo, el más reciente de una serie de cierres previstos de grandes comerciantes al menudeo estadounidenses.

Algunos observadores atribuyen los cierres al crecimiento del comercio electrónico, al que consideran disruptivo para la industria minorista tradicional.

Esto hace recordar el término "innovación disruptiva", acuñado por Clayton Christensen de la Escuela de Negocios de Harvard en 1995, el cual describe un proceso por medio del cual un producto o servicio se arraiga inicialmente en aplicaciones simples en un mercado y después transforma por completo el mercado, lo que conduce finalmente al desplazamiento de los competidores establecidos.

Justo como la fotografía digital dejó atrás al gigante de cámaras y de películas para cámaras fotográficas y de cine Kodak, y el crecimiento de los teléfonos inteligentes desbancó a Nokia, que alguna vez fue la principal firma de teléfonos móviles, las nuevas tecnologías disruptivas en los años recientes han derribado a numerosos gigantes aparentemente invencibles y reconfigurado diversas industrias.

Esa tecnología no necesariamente es mucho más complicada que la previa, simplemente se ajusta mejor a la demanda del mercado, opinó Wu Hequan, miembro de la Academia de Ingeniería de China.

Un informe del Instituto Global Mckinsey en 2013 calculó que las aplicaciones de 12 tecnologías disruptivas, incluida la robótica avanzada, Internet de las Cosas y la computación en la nube, podrían tener un potencial impacto económico de entre 14 billones y 33 billones de dólares al año en 2025.

En octubre de 2017, el presidente chino, Xi Jinping, dijo en un informe presentado al XIX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, que su país dará prioridad a la innovación en tecnologías genéricas claves, en tecnologías de frontera de vanguardia, en tecnologías de ingeniería modernas y en tecnologías disruptivas, destacando la importancia de las tecnologías disruptivas a nivel nacional.

Conforme China pasa del desarrollo de alta velocidad al desarrollo de alta calidad, el país debe apoyar de forma vigorosa el crecimiento con innovaciones originales claves, de las cuales podrían surgir tecnologías disruptivas, dijo Wu.

De acuerdo con un informe de KPMG publicado a fines de marzo, 26 por ciento de los entrevistados mencionaron a China como el segundo mercado más prometedor para los avances tecnológicos; Estados Unidos se ubicó en primer sitio con 34 por ciento.

Una tecnología disruptiva genera nuevas oportunidades. China necesita crear un ambiente más favorable para su desarrollo, sobre todo reformar su sistema de evaluación en el área de ciencia y tecnología, opinan expertos.

Un sistema de evaluación objetivo debe enfocarse en logros de largo plazo y seguir estrictamente la revisión de pares en lugar de enfatizar demasiado el factor de impacto en revistas y la cantidad de artículos, dijo Zhang Fuchun, director del centro de computación cuántica topológica de la Academia de Ciencias de China.

Wu destacó la importancia de la tolerancia ante el fracaso en el proceso. "Si no permitimos el fracaso y, por ende, todos siguen la rutina, ¿cómo podemos tener la motivación para crear algo disruptivo?". Fin