La Asociación de Fabricantes, Representantes e Importadores de Productos para la Protección de Cultivos (AFIPA) afirmó que la producción agropecuaria del país debe hacerse bajo el cuidado de los recursos naturales y el medio ambiente.

El ingeniero Ramón Castillo consideró que debemos reducir la huella ambiental de la agricultura y la ganadería para mantener una agricultura con alta productividad para la competitividad con calidad y sostenibilidad.

Dijo además, que la inocuidad se inicia controlando las enfermedades de transmisión alimenticia desde la finca hasta la mesa, con la disminución de los riesgos biológicos.

En los riesgos biológicos intervienen múltiples bacterias que afectan seriamente la salud de las personas, señaló Castillo, al recordar que ese tema se tratará en el Tercer Congreso Internacional "Luis Pellestier" que se realizará el 24 de este mes, en la capital.

Según la OMS, una de cada 10 personas se enferma cada año por ingesta de alimentos contaminados y 420,000 personas fallecen por esa causa. Los niños menores de cinco años representan una tercera parte de estas muertes, expresó Castillo.

Indicó que proteger la salud de las personas de las enfermedades de echerichia coli, staphylococcus aureus, entamoeba histolítica, salmonella shiguella y virus de la hepatitis A es fundamental para las economías de los pueblos.

Además, la protección de los cultivos de aguas contaminadas en la producción, animales sin tratar corriendo en las fincas ayuda a mayores infestaciones en los cultivos. igualmente con personal sin el cuidado de higiene.

El presidente de AFIPA manifestó que la carga de enfermedades de transmisión alimentaria es comparable en magnitud con la tuberculosis, el paludismo y el VIH, por lo que mantiene la importancia de estar certificado Global Gap y participar en los mercados mas exigentes y que pagan mejor precio.

Señaló que en la producción agrícola no solo es importante la inocuidad biológica, sino también la inocuidad física y química, aunque con mucho menor importancia por la frecuencia mínima con que se presentan. Aunque de menor importancia, se debe trabajar con los periodos de tolerancia en las aplicaciones de los productos agroprotectores.

Castillo recordó que AFIPA se centra en trabajar en los programas Campo Limpio (en la recogida de envases vacíos) y Cuidagro (para la capacitación en el manejo responsable del uso de los agroprotectores y fertilizantes).