RIO DE JANEIRO, 19 abr (Xinhua) -- Los productores brasileños de pollo alertaron hoy jueves sobre las consecuencias negativas que traerá la decisión de la Unión Europea (UE) de prohibir a 20 frigoríficos del país exportar al bloque regional.

Aseguraron que la medida provocará una crisis en el sector, por un previsible exceso de oferta que debe traducirse en una caída de los precios en el mercado interno.

En declaraciones a la prensa, el vicepresidente de Mercados de la Asociación Brasileña de Proteína Animal (ABPA), Ricardo Santin, aseguró que el mercado interno no tiene condiciones de absorber el volumen que dejará de ser exportado a Europa y los frigoríficos tendrán que reducir su producción.

Este jueves, la Unión Europea anunció la prohibición a 20 frigoríficos brasileños de exportar pollos a la región, aunque no divulgó nombres "por razones comerciales".

"La medida propuesta por la comisión europea se refiere a deficiencias detectadas en el sistema brasileño oficial de control sanitario", agregó la UE.

La ABPA informó que nueve empresas fueron afectadas, siendo 12 frigoríficos de la BRF Foods, la mayor productora mundial de pollo, y otras ocho unidades de otras empresas.

Según la UE, estos frigoríficos tendrán que "construir un (expediente) histórico de conformidad con las normas de la UE" para volver a exportar.

Recientemente, otras suspensiones y embargos de Europa a los frigoríficos brasileños obligaron a éstos a dar vacaciones colectivas. Según Santin, hay 15.000 trabajadores en esta situación actualmente.

Desde que la Policía Federal lanzó la operación "Carne Débil" sobre irregularidades en la fiscalización de los frigoríficos en marzo de 2017, la Unión Europea reforzó las medidas sanitarias contra Brasil.

En la segunda fase de la operación, en marzo pasado, la BRF Foods fue acusada de fraude en laudos relacionados a la presencia de salmonella en alimentos para exportación en cuatro unidades.

Para mitigar el problema, el propio gobierno brasileño suspendió de manera provisional la exportación de 10 frigoríficos de la BRF de pollo a Europa.

Según Santin, la mayoría de los tipos de salmonella es aceptada en la carne cruda, precisamente porque la bacteria muere cuando la carne es cocida. Hay sólo dos tipos de salmonella que pueden causar problemas a la salud humana en la carne.

"La UE hace los tests para la carne salada igual que hace con la carne cocida. Todo esto no se hace por motivos sanitarios sino para aumentar la compra del producto local y forzar a los importadores a vender la carne fresca", criticó el dirigente de la ABPA.

Brasil es el mayor exportador de pollo del mundo y la Unión Europea es su principal comprador.

El bloque es responsable por el 7,5 por ciento del pollo vendido por Brasil al exterior, en toneladas, y por el 11 por ciento en ingresos, según datos de la ABPA. Fin