Santo Domingo, RD, 9 de Diciembre.- El Ministerio de Agricultura y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), firmaron un acuerdo para ejecutar un proyecto de agricultura familiar que busca mejorar la seguridad alimentaria y nutricional de los productores en tres provincias del país.

Tras la firma del acuerdo, el ministro de Agricultura, Ángel Estévez, informó que el proyecto se ejecutará en los próximos cinco años, con una inversión de 1.1 millones de dólares, alrededor de 48 millones de pesos.

El funcionario indicó que la iniciativa está dirigida a pequeños productores que practican actividades agrícolas y pecuarias a nivel familiar, familias en extrema pobreza y estudiantes que participan en el programa de alimentación escolar.

Explicó que el objetivo del proyecto es mejorar las condiciones socioeconómicas de los habitantes más vulnerables en las comunidades de las provincias Azua, Montecristi y Monte Plata, para contribuir a elevar sus condiciones de vida.

Por la FAO, el acuerdo fue rubricado por su representante en el país, Gero Vaagt, ante la Encargada de Negocios de la Embajada de México en el país, Astrid Díaz Infante, cuya presencia se enmarca dentro del acuerdo de cooperación Sur-Sur entre México y FAO, denominado "Mesoamérica sin hambre" dirigido a erradicar el hambre en República Dominicana, Colombia y siete países centroamericanos. Por la FAO también estuvo Héctor Mata, representante adjunto de la entidad.

En la firma del acuerdo estuvieron, además, Leandro Mercedes, viceministro de Extensión; Carlos Sanquintín, encargado de Planificación; Ramón Collozo, director del Departamento de Organización Rural; Laura Naut, directora de Cooperación Internacional; Francisco Martínez Pujols, director del Departamento de Extensión; Luz Adelma Guillén, directora de la Oficina Superior de la Mujer, entre otros funcionarios de Agricultura.

El ministro Estévez agradeció el apoyo de las autoridades de la FAO y el gobierno mexicano, y aseguró que con este proyecto se va a dinamizar la agricultura familiar en las referidas zonas, lo que aseguró que redundará en beneficio de todo el país.

"Con la puesta en ejecución de este proyecto estaremos activando la producción en estas regiones, mejorando las condiciones económicas de las familias, dándoles oportunidad de aumentar sus ingresos, a la vez que ponemos en marcha la productividad", sostuvo.

Mientras, Vaagt dijo que en los países de la región, la inseguridad alimentaria y la pobreza son fenómenos que inciden mayormente en la zona rural, lo que afecta en gran medida al sector familiar y genera mayores tasas de desnutrición en el ámbito urbano.

"Pese a los importantes esfuerzos realizados en los últimos años para avanzar en el fortalecimiento institucional hacia la seguridad alimentaria y nutricional, existen indicadores de inseguridad alimentaria en la región", señaló Vaagt, tras indicar que el progreso de la Republica Dominicana y los siete países centroamericanos no es suficiente para superarlos.

En tanto, Astrid Díaz Infante señaló que el problema del hambre va más allá de los esfuerzos de las autoridades, y señaló que, aunque algunos países han logrado alcanzar los objetivos nutricionales, dentro de los del milenio de la FAO, entre ellos la República Dominicana, en otros la pobreza arropa a la mayor parte de sus habitantes.

La ejecución del proyecto de agricultura familiar que involucra el acuerdo contempla una inversión de 220 mil dólares cada año, los cuales serán destinados para mejorar las practicas de agricultura a corto plazo y aprovechar las fuentes acuíferas.

Contempla, además, que la producción sea destinada para la alimentación de los estudiantes del programa de tanda extendida, del Ministerio de Educación.

El proyecto se ejecutará a través del viceministerio de Extensión y Capacitación de Agricultura, que incentivará a los productores beneficiados a convertirse en suplidores de bienes alimenticios para el Estado, facilitando sus productos para las escuelas de la zona.(HG).