Diariodominicano.com

CRD llama detener los sectarismos irracionales y las conductas mezquinas

Convoca al país asumir grandes cambios y transformaciones

SAN FRANCISCO DE MACORIS.- El Consejo Regional Desarrollo (CRD) convocó a todos los sectores sociales del país sin excepción, a fin de que, tras concluir el proceso electoral, romper con los sectarismos irracionales y las conductas mezquinas, para motorizar un proceso económico, político y social que guíe con eficiencia los cambios y transformaciones exigidos por el desarrollo y la paz sustentable a los estamentos del Estado y a todos los integrantes de la sociedad dominicana.

Asimismo, para la correcta implementación de dichos propósitos, el organismo de desarrollo estima de vital importancia un cambio de visión y mentalidad junto con la transición generacional y la consolidación de nuestras instituciones, por constituir columnas esenciales para motorizar con eficiencia el desarrollo y el progreso social que amerita nuestra nación.

La institución quien tiene entre sus principales dirigentes Isidro Pichardo Santos, Julio Lavandier, Amado José Rosa, Francisco Calderón, Adriano Cruz Marte y Gabriel García Núñez, dimensiona que lo señalado requerirá que nuestros liderazgos políticos y sociales sean ciertamente capaces para concretizar lo que dicen y prometen al momento de tomar la conducción de las instituciones que se pongan bajo sus manos.

Considera, que lo trazado es un rumbo que se impone en nuestra sociedad y en los estamentos del Estado, al requerirse de una nueva forma de pensar, que exige de nuestras entidades políticas y sociales, como también de sus liderazgos, ir tras una correcta visión que les permita asumir un sustancial y beneficioso accionar social y político.

Estima concretizable la ruta sugerida, en razón de ver aumentarse en nuestra población los niveles de conciencia de cómo debe producirse el progreso y el desarrollo socioeconómico y sociopolítico, y, además, sobre cuales son las mejores alternativas a seguir para obtener reales soluciones a los diversos problemas que afectan nuestra nación.

Manifiesta, que dichos propósitos conducen a una mayor valoración en torno a que nuestros problemas no pueden ser solucionados por un líder determinado o por grupos de intereses, sino que su eficaz solución debe soportarse en los niveles de preparación, capacidad, vocación de bien y una sincera implementación de la concertación social.

Señala, que los grandes cambios que se requieren en todos los estamentos políticos y sociales del país, reclaman de nuestros gobernantes, los partidos y todas nuestras instituciones, como también, a los diversos liderazgos, acoplarse a los requerimientos de los nuevos tiempos y la realidad social en que convivimos, con el objetivo de cumplir en la mayor plenitud posible, con roles y las labores que están llamados a cumplir como promotores del desarrollo y el progreso social.

Concluye, instando a todos sectores del país, enrumbarse por el camino eficaz que ofrece la concertación y la real paz social, para llevar a nuestra nación hacia una nueva etapa histórica que le ofrezca un sendero que permita mayores grados de paz, justicia y desarrollo social dentro de una sociedad sustentadas en sus mejores valores, capacidades e ideas.