Diariodominicano.com

Pastoral de la Salud concluye con amplio respaldo la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo

En el marco de la Jornada, la República Dominicana celebró durante 10 días y con el apoyo de 358 órganos eclesiales, diversas actividades tendientes a la prevención, educación y curación con calidad, calidez y humanización en el servicio, en favor de poblaciones vulnerables residentes en las provincias Santo Domingo, Distrito Nacional y Monte Plata.

Santo Domingo, Martes 11 de febrero del 2020, La Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de Santo Domingo desarrolló la XXVIII Jornada Mundial del Enfermo, cuya conmemoración culminó con la celebración de una eucaristía en la Catedral Primada de América, oficiada por su S.E.R. Mons. Jesús Castro Marte, obispo auxiliar.

En el desarrollo de la eucaristía, el doctor César Iván Feris Iglesias, vicecoordinador de la Pastoral de la Salud, tuvo a su cargo la primera lectura para motivar a las personas a buscar lo que le agrada a su prójimo.

Durante la homilía, monseñor Castro destacó que la Iglesia Católica, desde la Pastoral junto a los órganos eclesiales y el cuerpo de voluntarios destinados a las áreas de la salud, son «portadores de la esperanza, principalmente de aquellos que se encuentran en el abismo de una enfermedad. Lo esencial frente a ese abismo es brindarles palabras de aliento, consuelo y esperanza».

El obispo auxiliar, Castro Marte, deploró el devenir de la práctica médica actual al convertirse «en un mercado, donde lo importante es el consumo, es la economía, el asunto mercantil»; enfatizó que Jesucristo sin embargo invita a «mirar ?a los quebrantados- con misericordia y compasión. Lo más grande para aquellos que se dedican al cuidado de los enfermos es tener el corazón de Cristo. Aquí entra el médico, la enfermera, y los miles de voluntarios que existen en el mundo.»

Mientras, resaltó «la sencillez y la humildad de las religiosas, quienes dedican tiempo completo a la Pastoral de la Salud para dar un abrazo de consuelo y ternura ?a los enfermos-en la condición que sea; son capaces de unirse a ellos para brotar la dulzura, el amor y la misericordia de Dios. Felicito el trabajo tan digno y noble». El también Presidente Nacional de la Pastoral de la Salud, procedió a ungir a los enfermos.

Posteriormente, la doctora Mirna Font-Frías, directora del Servicio Regional de Salud Metropolitano (SRSM), compartió un mensaje de motivación, subrayó que «la vocación es uno de los pilares de la Medicina, como autoridades de salud y médicos, estamos comprometidos con nuestro pueblo en fortalecer la prevención de las enfermedades y la promoción de la salud con el objetivo de educar».

Sor Trinidad Ayala Adames, coordinadora general de la Pastoral de la Salud, compartió las palabras de agradecimiento al «personal de salud y a los familiares quienes acompañan y cuidan a los enfermos de forma humanizada. Por las autoridades y el voluntariado de salud que dedican tiempo y esfuerzo a desarrollar políticas públicas y actividades a favor de los enfermos.»

La conmemoración de la Jornada, que dio inicio el día 3 de febrero y concluyó en el día de hoy, tuvo como objetivos implementar acciones de carácter preventivo, educativo y de promoción para propiciar la conservación del buen estado de salud, desarrollar actividades curativas en segmentos sociales frágiles, y contribuir al fortalecimiento de una cultura de atención sanitaria basada en la calidad, calidez y humanización del servicio.

En el país, durante 10 días consecutivos, desde el 3 hasta el martes 11 de los corrientes, 358 órganos eclesiales junto a decenas de voluntarios, realizaron cada día múltiples actividades como visitas hospitalarias y domiciliarias, distribución de medicamentos y alimentos a través de la red de centros de salud. Estas acciones impactaron a personas de distintas edades residentes en las áreas geográficas donde inciden las Vicarías Episcopales Territoriales y sus respectivas zonas pastorales, parroquias, sectores, escuelas y comunidades.

Cada año la Pastoral de la Salud a través de su Escuela de Formación capacita a cientos de personas, con el fin de mejorar los servicios de atención a los enfermos. Esta gestión se fortalece mediante acuerdos arribados junto a instituciones de formación superior y técnico e instituciones gubernamentales como evidencian los convenios rubricados con el Ministerio de Salud y Asistencia Social, Promese/CAL, Servicio Nacional de Salud y el Consejo Nacional de Drogas.

Mensaje del Papa Francisco

Con las palabras pronunciadas por Jesús, tomadas como lema en la actual Jornada, «Vengan a mí los que están cansados y agobiados, y yo os aliviaré», el Santo Padre Francisco envía un mensaje a los hombres y mujeres en el orbe, e invita a reflexionar « ¿Por qué Jesucristo nutre estos sentimientos? Porque él mismo se hizo débil, vivió la experiencia humana del sufrimiento y recibió a su vez consuelo del Padre. Efectivamente, sólo quien vive en primera persona esta experiencia sabrá ser consuelo para otros. Las formas graves de sufrimiento son varias: enfermedades incurables y crónicas, patologías psíquicas, las que necesitan rehabilitación o cuidados paliativos, las diversas discapacidades, las enfermedades de la infancia y de la vejez... En estas circunstancias, a veces se percibe una carencia de humanidad y, por eso, resulta necesario personalizar el modo de acercarse al enfermo, añadiendo al curar el cuidar, para una recuperación humana integral.»

El Pontífice Francisco envía un mensaje consolador a quienes se encuentran atrapados en contextos de guerra y de conflicto violento, y aquellos cuyas posibilidades de acceder a tratamientos de sus afecciones son reducidas.

Durante la eucaristía estuvieron presentes los directivos sor Trinidad Ayala Adames, coordinadora, y el Dr. Arq. César Iván Feris Iglesias, vicecoordinador, de la Pastoral de la Salud, respectivamente; la doctora Mirna Font-Frías, directora del Servicio Regional de Salud Metropolitano (SRSM); Angélica Benítez de Ginebra, presidenta de la Asociación Dominicana de Voluntariado Hospitalario y de Salud (ADOVHOS), así como autoridades eclesiales, funcionarios, representantes de organizaciones sin fines de lucro, voluntarios, fieles y relacionados a la entidad.

Coordinación de Comunicación, Pastoral de la Salud.