El Instituto Nacional de Bienestar Estudiantil (INABIE) informó hoy que el director del Liceo Darío Peña Suriel, del municipio de Constanza, nunca ha informado a la entidad que dirige de ninguna anomalía en la entrega del almuerzo escolar por parte del suplidor como lo establece el protocolo de actuación.

El director del INABIE, René Jáquez Gil, expresó que la entidad cuenta con un protocolo de actuación, que consiste en revisar los alimentos cuando llega al centro educativo, antes de que los estudiantes hagan uso del mismo, para verificar su calidad y cerciorarse que lo que toca ese día es lo que está entregando el suplidor. Además, de que en caso de anomalía el centro debe informar al INABIE, mediante una comunicación la falla presentada por el almuerzo ese día, para hacer los correctivos de lugar.

Agregó que la revisión de los alimentos es hecha por un comité de vigilancia que existe en todas las escuelas de tanda extendida, compuesto por el director de la escuela, un miembro de la Sociedad de Padres y Amigos de la Escuela, un maestro y un alumno, quienes dan el visto bueno a las raciones de almuerzos que llega al centro cada día.

En ese mismo orden, el funcionario negó que la porción presentada en un plato, conteniendo comida, en un reportaje hecho por un canal de televisión corresponda al volumen de alimentos que se sirve en las escuelas públicas.

Explicó que el suplidor que sirve el almuerzo escolar en el Liceo Darío Peña Suriel del Municipio de Constanza tiene otros 10 centros a su responsabilidad y que no se ha reportado ningún problema en los demás centros educativos, que recibieron el mismo almuerzo que se llevó ese día al referido centro educativo.

De igual modo, informó que el INABIE activó el protocolo de actuación que se aplica en estos casos, y abrió una investigación para determinar la veracidad de lo que se ha estado presentando en algunos medios de comunicación.

En ese mismo orden, reveló que ha citado a su despacho al director del centro educativo y al suplidor para escuchar la problemática presentada, y buscarle una salida al conflicto de interés que al parecer existe en este caso.

Reiteró que el director del centro educativo no hizo uso del protocolo de actuación, que consiste en primera instancia en amonestar y devolverle los alimentos al suplidor, si en la revisión del almuerzo la misma no cuenta con la calidad y los parámetros establecidos por el INABIE, e informar sobre dicho problema a la institución.