Washington, 10 oct (PL) El huracán Michael, de categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson, tocó tierra hoy al noroeste de Mexico Beach, Florida, y sigue provocando un fuerte impacto en la costa del Panhandle de ese estado norteamericano.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes, el meteoro trae consigo una marejada ciclónica amenazante para la vida, vientos huracanados y fuertes lluvias en el territorio sureño.

Según esa fuente, los vientos máximos sostenidos del organismo ciclónico aumentaron a cerca de 250 kilómetros por hora, con ráfagas más altas, aunque debe debilitarse a su paso por el sureste de Estados Unidos y se espera que se convierta en un ciclón postropical el viernes.

El organismo se mueve hacia el norte noreste a una velocidad de 22 kilómetros por hora, por lo que se desplazará tierra adentro a través del Panhandle esta tarde, y a través del sureste de Alabama y el suroeste de Georgia durante la noche.

La combinación de una peligrosa marejada ciclónica y la marea causarán que las áreas normalmente secas cerca de la costa sean inundadas, advirtió el Centro Nacional de Huracanes.

En algunas zonas las aguas pueden subir de dos a 4,5 metros de altura, y una estación del Servicio Nacional Oceánico en Apalachicola informó recientemente de una inundación de casi dos metros de alturas en esa área.

Con relación a las precipitaciones, se esperan de 100 a 200 milímetros, con algunas zonas con más de 300 milímetros.

Más 375 mil personas recibieron órdenes de evacuación en el noroeste del estado, y el gobernador de Florida, el republicano Rick Scott, informó que existen 54 refugios abiertos en el área amenazada por Michael, el séptimo evento de su tipo de la actual temporada ciclónica del Atlántico, que va del 1 de junio al 30 de noviembre.

También, dos mil 500 integrantes de la Guardia Nacional en el estado están activos para desarrollar operaciones de ayuda humanitaria, mantenimiento de la seguridad, y búsqueda y rescate de personas.

Asimismo, se encuentran disponibles más de mil vehículos especiales para inundaciones, 13 helicópteros y 16 embarcaciones.

La compañía Duke Energy Florida apuntó en comunicado que pueden existir de 100 mil a 200 mil clientes afectados por los cortes de electricidad en el noroeste del territorio y algunos durarán desde varios días hasta más de una semana.