SANTO DOMINGO, 13 de marzo 2018.- Para lograr reducir la violencia y alcanzar una mejor convivencia entre hombres y mujeres, es necesario alcanzar un equilibrio entre las energías femeninas y masculinas dentro del ser humano, a juicio de dos investigadores del tema de la familia, la masculinidad y las relaciones interpersonales.

Para Nancy Ruíz y Gregorio Marte, quienes participaron como expositores en el conversatorio Hablemos de paz entre ella y él, el problema de los feminicidios, conflicto de parejas y falta de armonía entre ambos sexos, se reduciría sustancialmente si se tuviera en cuenta que las cualidades y virtudes de la mujer, están también en el hombre y las parejas intentaran encontrar el equilibrio de ambas en su interior.

Ruiz, quien dirige el espacio LunadeabrilRD, en el que comparte conocimientos de motivación y autoayuda con cientos de miles de seguidores en las redes sociales, dijo que las energías femeninas son asociadas con la nutrición, el amor, el cobijo, la comprensión desde el amor, la creatividad y las actitudes emotivas; mientras que las masculinas se relacionan con la acción, la protección, el sustento, el poder y el control.

Señala que las energías relacionadas a lo masculino, hacen que se actúe desde el ámbito de lo racional, y las vinculadas a lo femenino desde lo emocional.

"Debemos recordar que somos energía, que nuestro origen es divino, que tanto el hombre como la mujer venimos de la misma fuente y que nuestras almas son femenina y masculinas al mismo tiempo. Cuando lo masculino y lo femenino están en equilibrio, hay fluidez en la relación, la energía circula, hay unidad, totalidad", manifestó.

Señaló que cuando una mujer trata con educación y comprensión al hombre, demuestra respeto y amor a sí misma. "Porque la virtud de la igualdad radica en comprender y entender que el género masculino goza de sensibilidad, consciencia, sentimientos y amor"

De su lado, Gregorio Marte, director de la Casa de la masculinidad y quien trabaja en el programa Familia en paz de la Vicepresidencia de la República, llamó a fortalecer actitudes y acciones responsables que permitan contribuir a la creación de una sociedad justa, participativa e inclusiva y para la construcción del bienestar común y una cultura de paz.

Agregó que la responsabilidad es la facultad que tienen las personas para tomar decisiones de manera consciente y aceptar las consecuencias.

"La responsabilidad es el valor que nos motiva a cumplir con las obligaciones y compromisos que asumimos. Está en la conciencia de la persona, le permite reflexionar, orientar y valorar las consecuencias de sus actos", aseguró.

Marte dijo que actuar con responsabilidad conduce al logro un mejor desarrollo, evita los conflictos, se determinan prioridades personales y se es parte de la solución. Además esta virtud aporta disciplina y organización, se crea una imagen positiva y propicia la convivencia pacífica entre las comunidades y las familias.

Añadió que la paz social es la manifestación de buenas relaciones entre los integrantes de una comunidad, es un estado de tranquilidad y armonía.

"Esta incide en todos los ámbitos de la vida, de modo que el individuo se siente y actúa en armonía consigo mismo, con los demás y con el medio ambiente", añadió.

El experto manifestó que la sociedad debe velar por mantenerse alejada del individualismo, egoísmo, negligencia, conflictos y desorden, desinterés y negación, que son la consecuencia de la falta de responsabilidad que experimenta la sociedad.