Santo Domingo, 20 de marzo.- La Vicepresidencia de la República y la Fundación Vida Sin Violencia ofrecieron la conferencia El cerebro, las emociones y la felicidad; construyendo familias en paz, dictada por la escritora española Mila Cahue, quien expresó que conocer, educarse y crecer permitirá a los seres humanos ser mejores maestros para el proyecto más importante, que a su entender es la familia.

La actividad, celebrada en el Salón Verde del Palacio Nacional, estuvo encabezada por la vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño; y por la presidenta de Vida Sin Violencia, Yanira Fondeur de Hernández, quien agradeció a la Vicemandataria propiciar la presentación en el país.

Fondeur consideró las presentaciones realizadas por la doctora Cahue en el país, tanto en el Desayuno por la Paz como la realizada en el Palacio Nacional, como un aporte a la prevención de la violencia intrafamiliar y de género, por lo que agradeció el apoyo de la vicepresidenta Cedeño.

Durante su exposición, la conferencista explicó que la familia es el núcleo donde son aprendidos los hábitos de paz, concordia y felicidad, y aseguró que aquel hogar donde reina el respeto y el amor aporta un sólido engranaje al conjunto social.

Sostuvo que los hijos ven a sus padres como modelos a seguir, por lo que recomendó manejar las emociones que puedan causar ira y enfado de la forma más positiva y no reaccionar con agresividad.

"El primer modelo tengo que ser yo. El ser humano es el mejor imitador de la naturaleza, el ser humano aprende por modelado, no por lo que nos cuentan, sino por lo que vemos y por lo que nos enseñan. Le podemos dar a nuestros hijos un discurso enorme, tremendo, maravilloso pero lo que hagamos es lo que ellos van a aprender", manifestó.

Al hablar sobre las emociones, la experta en conducta señaló que el miedo obedece a una reacción de supervivencia que siente el cerebro hacia lo desconocido, por lo que recomendó aprender a manejar ese sentimiento, sentirlo, asimilarlo y descubrir por qué causa miedo alguna situación, aprender de ella, y así enfrentarlo.

"Qué positivo es el miedo...que nos está indicando todo lo que no sabemos hacer todavía, que nos está diciendo cuál es el camino para ser grandes si lo sabemos enfrentar y lo sabemos superar", indicó.

Sostuvo que se debe aprender a manejar el enojo con una conducta de respuesta positiva hacia los demás cuando el cerebro reacciona agredido con alguna acción que causa ese sentimiento, y así no agravar un problema.

"El cerebro nos manda una señal, yo siento una amenaza de una agresión que puede ser física, mental o emocional", señaló.

Sobre Mila Cahue

Mila Cahue nació en Madrid, España, es doctora en psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. Especialista en psicología clínica de la referida academia; psicóloga general sanitaria y recursos humanos del Centro de Psicología Álava Reyes de Madrid. Previamente obtuvo su licenciatura en literatura comparada y traducción en la Universidad Católica de París.

Cuenta con varias titulaciones, entre ellas, EUROPSY, Certificado Europeo en Psicología Clínica y Recursos Humanos; EFPA, European Federation of Psychologysts Associations, Bruselas, Bélgica. Experta en protocolo, Universidad Miguel Hernández de Elche/Escuela Internacional de Protocolo, (Elche), España. Experta en nutrición y elaboración de dietas, Universidad de Santiago de Compostela, España. Titulaciones en idiomas y en música del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid.

Proyecto Familias en Paz de Progresando con Solidaridad

Familias en Paz ha sido concebido con el objetivo de prevenir y reducir la violencia intrafamiliar y de género en los hogares con un elevado nivel de pobreza del país. Ese proyecto se enmarca en un conjunto de acciones que desarrolla Prosoli, por iniciativa de la vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño.

Con este proyecto se busca promover un cambio cultural en la ciudadanía, en especial en los hogares que viven en pobreza y pobreza extrema, con relación a las desigualdades de género y la eliminación de los estereotipos, de forma tal que se logre la sana convivencia en las familias y el respeto a los derechos de cada uno de sus integrantes. Asimismo, la promoción de una nueva masculinidad sementada en valores y respeto hacia la mujer.