NUEVA YORK 7 de nov, - Al contratar a Carlos Beltrán como su nuevo manager, los Mets están apostando a que la habilidad del puertorriqueño para compenetrarse y relacionarse con sus jugadores compense su falta de experiencia en la cueva. En ese sentido, quizás el jugador de la novena de Queens que más podría beneficiarse de la presencia de Beltrán sería el cerrador boricua Edwin Díaz.

? ¿Podrá Beltrán cambiarles la cara a los Mets?

El par se enfrentó tres veces cuando ambos militaban en la División Oeste de la Liga Americana, Díaz con los Marineros y Beltrán con los Rangers y los Astros. Pero fue como compañeros de equipo en la selección de Puerto Rico que terminó en el segundo lugar en el Clásico Mundial de Béisbol del 2017 que Díaz y Beltrán tuvieron la oportunidad de conocerse y compartir. (Otro relevista de los Mets, Seth Lugo, también fue parte de esa escuadra.)

Díaz, de 25 años, se unió al coro de voces que ha destacado los dotes de líder de Beltrán en los últimos días.

"La motivación [que él nos dio] creo que fue una de las cosas que nos ayudó a llegar tan lejos como equipo en el Clásico", dijo Díaz por vía telefónica desde Puerto Rico. "Desde el primer día, él siempre estuvo ahí, siempre estuvo apoyándonos, dándonos consejos que nosotros necesitábamos porque éramos un grupo de jóvenes. Él y Yadier Molina eran los únicos veteranos".

? El apoyo familiar fue clave en la decisión de Beltrán

Por lo mismo, Díaz afirma que no le preocupa la falta experiencia de Beltrán, un ex jardinero estelar que jugó en Grandes Ligas durante 20 temporadas, pero que nunca se ha desempeñado como coach ni manager a ningún nivel del béisbol profesional.

"Creo que él va a ser tremendo dirigente, porque habla los dos idiomas y todo el mundo lo respeta", manifestó Díaz.

Beltrán toma las riendas de un equipo de los Mets que aspira a dar la pelea el próximo año luego de terminar con marca de 86-76 en el 2019. Para que Nueva York llegue lejos, es preciso que Díaz recupere la forma. El derecho era considerado el mejor cerrador de Grandes Ligas cuando los Mets lo adquirieron junto con el intermedista dominicano Robinson Canó en un canje con Seattle en diciembre del 2018. Pero al año de registrar efectividad de 1.96 por los Marineros y encabezar la Liga Americana con 57 rescates, Díaz tuvo una primera temporada para el olvido en Nueva York

El oriundo de Naguabo terminó con promedio de carreras limpias de 5.59 en 66 presentaciones y logró apenas 26 salvamentos en 33 oportunidades en el 2019. A la vez, cedió 15 jonrones, igualando el total de bambinazos que había permitido entre las dos temporadas anteriores. Aun así, abanicó a 99 de los 254 bateadores que enfrentó para terminar en el tercer lugar de Grandes Ligas con un índice de ponches de 39%.

Díaz se perfila como pieza clave del bullpen de los Mets para el 2020, ya que el gerente general Brodie Van Wagenen declaró hace un mes que no tenía previsto canjear al puertorriqueño, reiterando el mensaje que el lanzador afirma que recibió durante la temporada.

"Cuando pasó la fecha límite de cambios en julio, él me dijo que yo era parte fundamental de este equipo, que yo iba a ayudar al equipo a ganar ahora y en un futuro", dijo Díaz.

Debido a las dificultades que tuvo en el montículo, Díaz terminó compartiendo el rol de taponero con Lugo en el 2019. Pero el lanzallamas se está preparando este invierno con la meta de volver a ser el cerrador indiscutible de los Mets.

Con ese fin, a medida que se enfoca en recuperar el comando del slider que le permitió ser tan efectivo en Seattle, Díaz ha comenzado su rutina invernal más temprano de lo que acostumbra. Después de la campaña del 2018, no empezó a entrenar hasta mediados de noviembre. Pero este año, regresó al gimnasio el 16 de octubre y dice que ya comenzó a soltar el brazo.

"Prefiero empezar antes y prepararme física y mentalmente para cuando llegue el primer día de Spring Training, estar listo para dar la batalla fuerte y ganarme el puesto de cerrador de nuevo", expresó Díaz.