Por Jhonah Díaz González

La Habana, 12 jul (Prensa Latina) El velocista Luquelín Santos, a sus 25 años de edad y camino a los Juegos Panamericanos de Lima, posee hoy una de las frecuencia de pasos más elevada entre los corredores de 400 metros planos de la elite mundial.

Santos, oriundo de República Dominicana, tiene una estatura de 1,73 metros que no resulta la idónea para la 'carrera de los hombres', pero este detalle no lo detiene: mi vista continúa fija en desplazarme fuerte y liviano en cada evento atlético, refirió en exclusiva a Prensa Latina a través de Facebook.

El medallista de plata olímpica en Londres-2012 está inmerso en un arduo proceso rumbo al programa de la capital peruana, del 26 de julio al 11 de agosto: La preparación está viento en popa. Gracias a Dios los entrenamientos van como deben ser y la salud está en perfecto estado.

Rey indiscutible de la vuelta al óvalo en la edición fundacional de los Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur-2010, el caribeño está claro que en suelo sudamericano resulta imprescindible avanzar a la gran final, porque 'de ahí en adelante puede suceder cualquier cosa'.

Hasta ahora no tengo confirmación exacta de mis rivales, pero como siempre estadounidenses, jamaicanos e individualidades de las islas de nuestra región darán pelea. Vamos firmes a dar lo mejor, refirió el bronce universal en Moscú-2013.

Sobre la preparación fuera de las pistas, el corredor manifestó: El trabajo sicológico marcha de muy buena manera, junto con mi entrenador y el especialista en la materia. Esperamos una buena concentrración y los mejores resultados.

El campeón centrocaribeño de los 400 metros en Barranquilla-2018 insistió en la pasión que siente al vestir los colores de su país: Representar a República Dominicana es lo máximo. Siempre siento mucho orgullo, porque fue mi sueño desde pequeño y cuando salgo a correr me creo el hombre más afortunado del mundo, espetó el corredor de Quisqueya.

mgt/jdg/gdc