SANTIAGO, 11 de febrero.- Un intercambio entre las pre-selecciones nacional y de Santiago, fogueándose mientras esperan la XXXVIII Copa Independencia de Boxeo Internacional, fue realizado el pasado sábado en la tarde en el techado de Los Jazmines.

Los pugilistas de la pre-selección nacional lograron obtener más triunfos, con un total de cinco victorias, mientras que los del equipo local vncieron en cuatro ocasiones, en lo que se definió como un excelente duelo aplaudido por los fanáticos presentes.

Previo a la cartelera, el presidente del comité organizador de la mencionada copa, licenciado Radhamés Espinal, saludó a los presentes y dio a conocer que diez países, más los equipos dominicanos, estarán presentes en la misma, la cual se realizará del 20 al 24 de febrero en el techado de Los Pepines.

De su lado, el señor Ariel Acosta, presidente de la Asociación de Boxeo de Santiago, alabó las condiciones de los púgiles locales y vaticinó que realizarán una buena representación, asimismo, apuntó que la ruta crítica de organización de la copa marcha según lo estipulado.

Los peleadores de la pre-selección nacional que triunfaron, fueron: en los 49 kilogramos (kg), Eddy Perdomo, quien venció, 5-0, a John Ortiz, mientras que en 52kg, Stefano Steven, 5-0, a Angel Rodríguez.

Asimismo, en 64 kg, Miguel Núñez, le ganó, 5-0, a Edwin Ramón Román; en 64 kg, Reymy Salvador, por RSC a los 30 segundos del primer acto, a Jordan de León y en 69 kg, Romely de la Cruz, por RSC a los 2.50 minutos del primer asalto, a Angel Rosa.

Las victorias de los pugilistas de Santiago, las obtuvieron, en los 60 kg, Bryan González, 3-2, ante Esteban Vargas; en 69 kg, Kelmy Jiménez, 5-0, a Emmanuel Burgos y en 75 kg, Pablo Cruz, 4-1, a Ismael de los Santos.

La pelea estelar, fue ganada de manera espectacular en los súper pesados, por el espigado y fornido local, Remy Perdomo, 5-0, a Richard Rosario, el triunfador, desde el mismo primer acto se tambaleaba y parecía que se iba a la lona, pero se mantenía de pie disparando fuertes golpes al cuerpo a su rival hasta que en el round final le pegó varios rectos al rostro, recibiendo el conteo de protección y la guerra se definió ahí ante un vibrante público.

El evento fue dirigido técnicamente por Miguel Martínez, los jueces fueron de Santiago y su labor fue valorada por la comisión especial.