MADRID, 5 dic (Xinhua) -- El equipo de Boca Juniors aterrizó hoy en Madrid, España, para su partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores de América, que jugará el próximo domingo en el Santiago Bernabéu contra River Plate.

La plantilla llegó a la capital española sobre la media tarde y, sin realizar declaraciones, se marchó al hotel entre fuerte presencia policial, medios de comunicación y aficionados.

A partir de mañana jueves, el equipo dirigido por Guillermo Barros Schelotto ultimará su puesta a punto con los 24 convocados para la final del domingo en los campos de la Ciudad del Fútbol de la Federación Española en Las Rozas, ubicada a las afueras de Madrid, donde habitualmente entrena la selección española.

El partido de vuelta (la ida terminó 2-2 en "La Bombonera" el 11 de noviembre) debió jugarse el 24 de noviembre pasado en el estadio Monumental, pero se suspendió por una agresión a pedradas de aficionados de River al ómnibus que trasladaba al plantel adversario.

Dos jugadores, entre ellos el capitán Pablo Pérez, resultaron con lesiones oculares, por lo que Boca reclamó los puntos a la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

La entidad no avaló esta solicitud, pero le quitó la localía a River, lo multó en 400.000 dólares y reprogramó el partido para el domingo 9 de diciembre a las 20:30, hora peninsular española (19:30 GMT), en Madrid.

La llegada de River está prevista para la noche de este mismo miércoles y también con fuertes medidas de seguridad.

Según fuentes de la Delegación gubernamental, con el despliegue superior a 2.000 agentes de todo tipo, la capital española vivirá unos de los mayores despliegues para acontecimientos de alto riesgo. Fin