LOS ÄNGELES, 13 de noviembre (MLB.com).- Aunque los Dodgers representaron el Viejo Circuito en la Serie Mundial por segundo año consecutivo, los otros tres equipos que para sorpresa de varios participaron en la Serie Divisional de la Liga Nacional estuvieron bajo el mando de los finalistas para el premio al Manager del Año.

Los Bravos de Brian Snitker superaron a los Nacionales y Filis para llegar a la postemporada antes de lo previsto, mientras que los Rockies de Bud Black dieron el siguiente paso con una victoria sobre los Cachorros en el Juego del Comodín. Pero, sobre todo, Craig Counsell y los Cerveceros recibieron con los brazos abiertos la estrategia poco convencional de emplear al bullpen para la mayoría de los partidos para llegar a una victoria de conquistar el título de la Liga Nacional.

Con la presentación de los premios al Manager del Año de ambas ligas el martes a las 6 p.m. ET en MLB Network, presentamos los argumentos de cada finalista de la Nacional.

Bud Black, Rockies

Para empezar, debemos señalar lo histórico: Los Rockies nunca habían clasificado a postemporadas consecutivas antes de la llegada de Black, quien también fue finalista el año pasado cuando los Rockies disputaron el Juego del Comodín. En el 2018, Colorado avanzó a la Serie Divisional. Y después de estar a ocho juegos del primer puesto de la División Oeste de la Liga Nacional el 29 de junio y perder cinco de seis encuentros del 14 al 20 de septiembre, Colorado terminó sus 162 partidos con 91 victorias (una de las dos mayores cantidades en la historia de la franquicia) para compartir el primer lugar con los Dodgers. Solamente una derrota en el juego de desempate separó a los Rockies del primer título divisional en su historia de 26 años.

Al final, el éxito del conjunto de Colorado refleja los valores de Black, el único ex lanzador en ser el capataz de los Rockies. Su liderazgo los ayudó a ser el primer club desde los Rays del 2011 en contar para cada encuentro con un abridor que no había lanzado por ningún equipo de Grandes Ligas.

--Thomas Harding

Craig Counsell, Cerveceros

Counsell, quien se crio en Milwaukee y jugó con los Cerveceros antes de pasar a la cueva en el 2015, terminó de cuarto en las votaciones del 2017. Pero esta vez es un finalista después de que Milwaukee surgió para terminar la temporada regular con foja de 96-67, igualando el récord de victorias en la franquicia al superar a los Cachorros en el partido de desempate por la División Central de la Liga Nacional que aseguró el tercer título divisional en la historia del club.

La huella de Counsell fue evidente, especialmente en la recta final cuando trataba de manejar un grupo de jugadores que podían defender varias posiciones y logró sacarle provecho a un cuerpo monticular que no tenía un as.

Funcionó en ambos aspectos. Los Cerveceros pasaron de "muchos jardineros" en los Entrenamientos de Primavera a "muchos infielders" en julio, pero Travis Shaw tuvo una exitosa transición a la segunda base y detrás de Christian Yelich, finalista al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, Milwaukee ocupó el cuarto lugar en la Gran Carpa con OPS de .781 antes de la pausa del Juego de Estrellas.

En cuanto al pitcheo se refiere, los Cerveceros fueron quintos en las Grandes Ligas con 3.73 de efectividad a pesar de no tener a Jimmy Nelson, su as en el 2017, por toda la temporada mientras el serpentinero se recuperaba de una operación en el hombro y tras los obstáculos que enfrentaron Chase Anderson y Zack Davies. La diferencia fue un excelente bullpen encabezado por el zurdo Josh Hader y los cerradores Jeremy Jeffress y Corey Knebel, quienes fueron empleados por Counsell bastante en septiembre cuando trataban de alcanzar a los Cachorros.

--Adam McCalvy

Brian Snitker, Bravos

Después de que Snitker platicó con sus jugadores tras heredar unos Bravos con foja de 9-26 durante la temporada del 2016, Freddie Freeman indicó que él junto a sus compañeros se sintieron como si tuvieran marca de 28-9. La personalidad positiva del piloto fue clave para Atlanta durante las últimas etapas de una reconstrucción que ayudó a crear la cultura que le permitió a un grupo con pocas expectativas convertirse en uno que sorpresivamente conquistó el Este de la Liga Nacional este año.

Los Bravos, elegidos por algunos para terminar de cuartos en su división, pasaron 115 días en la cima y su peor racha fue de cuatro derrotas consecutivas. La mentalidad serena de Snitker animó el espíritu incansable de este club de Atlanta que echó a perder una ventaja de seis carreras en la octava entrada contra los Medias Rojas el 5 de septiembre y luego resultó amarrando la división al ganar siete de sus siguientes ocho compromisos.

Gran parte del éxito esta temporada fue porque Snitker estuvo dispuesto a emplear gran parte de la información analítica que fue adaptada después de que el gerente general Alex Anthopolous se integró a la organización. Esos datos simplemente reforzaron los puntos fuertes en el liderazgo que el piloto ha demostrado durante sus últimas cuatro décadas en la organización de los Bravos.

--Mark Bowman