En estos momentos, sólo hay dos tipos de fanáticos de los Yankees. Están aquellos que ven el vaso medio lleno y quienes lo ven medio vacío. El primer grupo todavía cree que es posible alcanzar a los Medias Rojas. Pero los del segundo grupo no están viendo hacia lo alto de la tabla, sino hacia atrás, porque los Atléticos y los Marineros están más cerca de lo que parece-pese a que Nueva York ha ganado cuatro juegos al hilo.

Hace no mucho tiempo, los Yankees tenían récord de 50-22 y, al igual que los Medias Rojas, parecían enrumbados a ganar 110 o más juegos. Ese ya no es el caso. Los Medias Rojas tienen foja de 10-2 en sus últimos 12 juegos, 16-6 en sus últimos 22 y 25-7 en sus últimos 32. Los Yankees, en el mismo trecho de la temporada, tienen 7-5, 11-11 y 18-14.

¿Vaso medio lleno o medio vacío? Ustedes deciden.

El fanático del vaso medio lleno: Todavía nos quedan seis juegos contra los Medias Rojas en septiembre, y tres de ellos son en el Yankee Stadium. Y miren el calendario de Boston en septiembre. Seis contra Nueva York y tres series de tres juegos contra Cleveland, Houston y Atlanta.

El fanático del vaso medio vacío: Vaya. Seis juegos contra ellos. ¿Entonces, pueden hacernos seis veces más lo que nos hicieron durante la barrida del fin de semana pasado? Y para que sepan, tampoco es que nuestro calendario en septiembre sea fácil. Seis con Boston y tres series de tres juegos en Seattle y Oakland, y otra de cuatro en Tampa Bay, donde no nos ha ido muy bien. Olvídense de los Medias Rojas. Están con ocho juegos sobre nosotros en la columna de derrotas. Saquen la cuenta.

Medio lleno: Miren, sé que los Atléticos y los Marineros han jugado bien, especialmente Oakland estos últimos dos meses. Pero seamos realistas, lo peor que puede pasar es que terminemos en el Juego de los Comodines.

Medio vacío: OK, y si lo ganamos, ¿quién abre el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Americana?

Medio lleno: Escuchen, tuvimos un mal abril, y considerando todo, un julio que fue peor. Pero nos recuperamos de ese mal arranque y jugamos un tremendo béisbol por dos meses. Podemos hacer lo mismo desde ahora, empezando con las cuatro victorias de esta semana y hasta que veamos a Boston el último fin de semana de la temporada.

Medio vacío: Cuando derrotamos 11-1 a los Medias Rojas el 1ro de julio, les llevábamos dos juegos en la columna de derrotas. Eso significa que hemos perdido nueve partidos de diferencia ante Boston en cinco semanas. Estamos más bajos en las encuestas que ustedes saben quién.

Medio lleno: Aaron Judge (fuera desde el 26 de julio por una fractura en la muñeca derecha) va a volver en algún momento. Imaginen cómo luciría el lineup de Boston sin Mookie Betts o J.D. Martínez. Todo cambia cuando Judge está en el lineup.

Medio vacío: Dime exactamente cuándo va a volver. Porque todo el mundo está diciendo ahora que todavía le duele la muñeca.

Medio lleno: J.A. Happ y Lance Lynn van a mejorar la rotación. Happ ganó 20 y perdió cuatro hace dos años. Y antes de irse a Minnesota, Lynn había sido un pitcher sólido y batallador en los Cardenales.

Medio vacío: Sí, Lynn ganó una vez 18 juegos con San Luis. ¿Sabes cuándo? En el 2012, que por cierto fue la última vez que ganamos nuestra división.

Medio lleno: Yo no doy nada por descontado. Para el 1ro de septiembre, podríamos haber recortado la mitad la ventaja de Boston. ¿Quién puede decir que éste no sea nuestro año? Quizás lo que pasó el año pasado, cuando nos embalamos y terminamos en la postemporada, pasó un poco antes de tiempo. Miren cómo estamos armados para el futuro con el venezolano Gleyber Torres en la segunda base y el dominicano Miguel Andújar en la tercera. Judge apenas tiene 26 años. Stanton sólo tiene 28. La finca está repleta. Incluso si no somos tan buenos como Boston o Houston este año, este equipo es capaz de ganar más de una Serie Mundial en los próximos cinco años.

Medio vacío: O quizás no ganemos ni una. No ganamos un anillo desde el 2009, nuestro único título desde el 2000. Sí, sí, sí, fuimos los dueños del Siglo XX. ¿Pero en qué ayuda eso ahora? Digamos que Boston gana otra vez la Serie Mundial. Sería su cuarta en 14 años. ¿Cuándo pasamos de ser un equipo que siempre estaba en modo ganar a uno que piensa en el futuro? Traemos esa mentalidad desde hace 10 años. Cashman no se movió más porque pensó que éste era el año de Boston. Se suponía que iba a ser nuestra temporada.

Medio lleno: Queda mucho béisbol.

Medio vacío: Eso es lo que me preocupa.