Santo Domingo, RD, 9 de agosto, - El Justin Verlander del 2018 pasa por su mejor momento de su vida -- campeón de la Serie Mundial con los Astros, casado desde noviembre, a punto de convertirse en padre y a sus 35 años de edad todavía puede alcanzar las 99 millas por hora con una recta que lo ayudó a surgir como uno de los serpentineros élite hace una década.

Pero parece que su dominante desempeño esta temporada como parte de uno de los mejores cuerpos monticulares en el béisbol no era algo seguro, según lo reveló en una entrevista con el portal Bleacher Report, que documentó los obstáculos que Verlander enfrentó con una persistente lesión y depresión. Además, señala que su esposa, la modelo Kate Upton, fue fundamental en salvar la carrera del derecho.

"Fue clave para que yo no ...práctimente no saltara de un puente", dijo Verlander en la entrevista. "Estaba deprimido, un poco enfadado con el mundo y tratando de ocultar mis problemas".

Según el artículo, Verlander -- quien no suele hablar sobre las lesiones -- estaba lanzando con dolores en el brazo en el 2013 a pesar de ser convocado al Juego de Estrellas y registrar 200 ponches por quinta campaña consecutiva. Se lastimó la ingle en la temporada muerta y se enteró de que un desgarre en un músculo del torso que no se le había diagnosticado incrementó el esfuerzo en sus caderas. La nota explicó cómo Upton acompañó al diestro durante el proceso de recuperación.

Verlander expresó que, tras la peor campaña de su carrera en el 2014, Upton fue una de las pocas personas que comprendió por lo que pasaba, basado en su experiencia como modelo.

"No me gusta hablar con los demás sobre las lesiones", manifestó Verlander. "Como jugador profesional no debes hacerlo. Es una excusa ...Pero con ella podía hablar sobre eso. Básicamente como una terapista ... Alguien en que podía confiar ...lo que me preocupaba de mi carrera. La interrogante de si podía superar todo esto".

El artículo explica que Upton le sugirió a Verlander que consultara con un terapista físico, quien indicó que la falta de flexibilidad del lanzador estaba obligando a todo su cuerpo a esforzarse más de la cuenta. Junto a ella, Verlander trabajó fuerte en su estado físico y la mecánica para iniciar el renacimiento de su carrera.

Funcionó. Verlander terminó de segundo en las votaciones por el premio Cy Young de la Liga Americana en el 2016, fue cambiado a los Astros y los ayudó a conquistar el Clásico de Otoño en el 2017. En el 2018 también lleva marcas personales en efectividad (2.19), índice de ponches por cada nueve entradas (11.7) e índice de pasaportes por cada nueve entradas (1.6).