WASHINGTON, 18 de jul, - Los Dodgers se preparan para pelear el banderín de la División Oeste de la Liga Nacional con Manny Machado en sus filas.

La novena de Los Ángeles le lleva medio juego de ventaja a Arizona en la cima de su división y hay buenas posibilidades de que cuando inicien el viernes una serie con Milwaukee, Machado luzca su uniforme azul.

No hay ninguna duda de que los Orioles de Baltimore van a desprenderse de Machado antes de que venza el plazo para transferencias el 31 de julio.

"Hablé con Manny. Es un gran tipo, nos encantaría tenerlo aquí", declaró el pitcher de los Dogers Kenley Jansen el martes por la noche, después del Juego de Estrellas.

Los Dodgers tienen diez partidos de visitante en el inicio de la segunda mitad de la temporada y quisieran poder contar con Machado en ellos.

Si Machado pasa a los Dodgers, probablemente reciba el codiciado número 13, actualmente en manos del primera base Max Muncy.

"Se merece ese número", expresó Jansen.

A pesar del revuelo que hay en torno a su transferencia, Machado hizo lo posible por disfrutar el Juego de Estrellas. Se presentó en la alfombra roja con un traje de saco cruzado, sin camisa, se tomó un par de selfies en el terreno de juego y sonrió durante seis entradas en las que se lo vio muy suelto.

Al final del encuentro, se sacó el uniforme de los Orioles tal vez por última vez.

Se fue del estadio de los Nacionales con su familia, sin responder más preguntas sobre su transferencia.

Su presencia generó enorme atención y una multitud de periodistas se amontonó cerca suyo durante la práctica de bateo, lo que hizo que Machado bromease con el jardinero dodger Mat Kemp.

En el partido Machado se fue de 2-0, con un elevado y un globito. Fue reemplazado por un bateador emergente en la sexta entrada.

"Trato de disfrutar este momento con los muchachos de la Liga Americana", declaró Machado a Fox en el dugout. ???Si este es mi último juego (con el uniforme de los Orioles), espero haberme manejado bien y haber hecho todo lo que pude por la organización".

Al salir del estadio, Machado se topó con Nick Markakis, ex compañero que ahora milita con los Bravos. Ambos se abrazaron y se dieron la mano.

Previamente se habían visto las caras en el terreno de juego.

"Corrí hacia él y él se metió la mano en el bolsillo. No sabía lo que estaba haciendo", dijo Machado. "Sacó su teléfono y nos sacamos una foto en el terreno. Fue algo lindo. Un lindo gesto suyo. Disfruté cuando jugamos juntos. Es un gran compañero, gran muchacho y le deseo suerte".

Machado está bateando de .315 con 24 jonrones y 65 empujadas y todo parece indicar que los Dodgers serán su próximo equipo.

"Es el tipo de bate y el tipo de jugador que quieres en un lineup", dijo el derecho de los Dodgers Ross Stripling.

Kemp afirmó que Machado "es uno de mis jugadores favoritos. Gran jugador".

Los Orioles son el único uniforme que ha vestido Machado hasta ahora y el pelotero dice que disfrutó mucho su paso por Baltimore.

"Es impresionante", declaró. "Cada vez que te pones el uniforme de los Orioles es una bendición".

Machado aseguró que no sabe nada acerca de una eventual transferencia.

"No escuché nada. Solo pienso en el juego de hoy. Ya veremos qué nos depara el futuro. Hay un momento y un lugar para todo", manifestó el martes.

Machado tiene contrato hasta el final de la temporada, pero los Orioles no están en condiciones de renovárselo pues necesitan enfocarse más bien en la renovación de una novena que está última en la división Este de la Liga Americana.