Madrid, 16 May (PL) El jurado del Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2018 anunció hoy su decisión de otorgar el lauro a los alpinistas Reinhold Messner, de Italia, y Krzysztof Wielicki, de Polonia.

La junta encargada de elegir destacó que los galardonados tienen trayectorias deportivas insuperables y han contribuido a la historia del alpinismo.

El comité encargado de la concesión del premio destacó a Messner como el primer hombre que conquistó la cima de los 14 ochomiles sin oxígeno artificial. Un ochomil es una elevación del terreno por encima de los ocho mil metros sobre el nivel del mar.

Krzysztof fue el primero en escalar tres 'ochomiles' en invierno. Por ello, ambos honran el deporte y son ejemplo de superación, sostiene el comité.

Agregó el jurado que su labor social, humanitaria y de divulgación de los valores del alpinismo les ha convertido en un ejemplo para la humanidad, pues sus gestas permanecerán en la memoria de futuras generaciones.

Messner se convirtió en 1986, con su ascensión al Lhotse,( Himalaya) en el primer hombre que conquistaba las 14 cimas de más de ocho mil metros que hay en el planeta.

Su primer 'ochomil fue' el Nanga Parbat (1970). A este le siguieron el Manaslu (1972), el Hidden Peak (1975 y 1978), el Gasherbrum II (1978) y el Nanga Parbat (1978).

Luego, el Everest (sin oxígeno, en 1978), el K-2 (sin oxígeno, en 1979), de nuevo el Everest (1980, en solitario) y el Sisha Pagma, Kangchenjunga, Annapurna, Broad Peak, Cho Oyu y Dhaulagiri.

Fue el encargado de realizar unas de las primeras fotografías a la momia conocida como 'el hombre de los hielos', encontrada en el ventisquero de Similaun, en la zona fronteriza entre Italia y Austria, en 1991.

Messner atravesó también la Antártida (1991-1992), el desierto del Bhután del Takla Makán y Groenlandia (1993), y el desierto del Gobi (2004).

Entre 1999 y 2004 fue diputado en el Parlamento Europeo por el partido Los Verdes. Ha escrito medio centenar de libros, traducidos a una docena de idiomas, y participa en la realización de documentales.

Por su parte, Krzysztof comenzó con su afición a la montaña con 14 años en los montes de Tatra, en su Polonia natal.