MLB- 14 de noviembre, - ¿Ustedes prefieren al manager de un equipo que ganó 101 juegos, pasó 178 días en el primer lugar y se llevó su división por 21 juegos? Aquí está su candidato, el piloto de los Astros, A.J. Hinch.

¿O quizás al dirigente de la novena que mejoró 26 juegos con respecto a la temporada anterior y avanzó a los playoffs por primera vez en siete años? De ser así, sugerimos a Paul Molitor de los Mellizos.

Pero quizás una cara familiar volverá a celebrar. Su equipo ganó 94 juegos en el 2016 y aun así tuvieron un año mejor en el 2017. Por eso y más, el dirigente de los Indios, Terry Francona, sigue siendo una referencia al momento de evaluar a otros managers.

En resumen, esas son las decisiones que tuvieron que tomar los votantes al premio Manager del Año de la Liga Americana. El suspenso terminará el martes cuando la Asociación de Escritores de Béisbol de Norteamérica anuncie a las 6 p.m. ET a los ganadores de ambas ligas.

Recuerden que las boletas se entregan antes de que comience la postemporada, por lo que el brillante trabajo de Hinch conduciendo a los Astros a su primera Serie Mundial no contará. El premio por el título es un anillo, lo que para él es más que suficiente.

Mientras tanto, los finalistas en la Liga Nacional son todos de la División Oeste: Dave Roberts de los Dodgers, Torey Lovullo de los D-backs y Bud Black de los Rockies.

Pero volvamos a la Americana por ahora.

Por fantástico que haya sido el verano en Minnesota, los Mellizos (85-77) terminaron 17 juegos por detrás de los Indios (102-60) en la División Central del joven circuito. En las últimas siete temporadas, los ganadores del Manager del Año usualmente han venido de equipos que ganaron su división (9 de 14, el 64%).

Hinch aprendió la lección de primera mano en el 2015 cuando sus Astros mejoraron 17 juegos y alcanzaron la postemporada por primera vez en una década. Pero perdieron fuella en la recta final y tuvieron que quedarse con un Comodín de la Liga Americana mientras los Rangers los pasaban.

Cuando se anunciaron los ganadores del Manager del Año, fue Hinch quien viajó a Dallas-Fort Worth para obsequiarle una ronda de golf a su amigo Jeff Banister, el mandamás de los Rangers. Dado que los Mellizos representaron una mayor sorpresa que los Astros y a que los Indios ganaron más juegos que Houston, Hinch podría quedarse una vez más sin el premio.

Ok, ahora sí metámonos en la Liga Nacional, donde hay una dinámica similar de expectativas versus resultados.

En la primera temporada de Lovullo, los D-backs aumentaron su total de victorias en 24, llegaron a la postemporada por primera vez desde el 2011 y derrotaron a los Rockies en el Juego del Comodín de la Liga Nacional.

Colorado, por su parte, mejoró 12 juegos en la campaña de estreno de Black en Denver y también lograron el pase a octubre, algo que no hacían desde el 2009.

Pero Roberts podría ganar por segundo año corrido porque los Dodgers hicieron lo que se esperaba de ellos. Eso y más. Mucho más.

Aunque antes de empezar la campaña Los Ángeles era el favorito para ganar la División Oeste por quinto año corrido, nadie ha podido prever que ganasen 104 encuentros.

Y la forma en la que lo lograron fue todavía más impresionante.

Ganar 91 de 127 y perder enseguida 16 de 17, sólo para acomodarse a tiempo y cerrar el año ganando 12 de 18 fue un logro extraordinario.

Roberts condujo a los Dodgers a esos 104 ganados a pesar de que Clayton Kershaw se perdió cinco semanas y el campocorto Corey Seager tuvo que lidiar con molestias en el codo y la espalda al final del año.

Los Dodgers comenzaron la zafra sin tener idea de quiénes serían su primero y su cuarto bate. Dos jugadores que iniciaron el año en las menores, Chris Taylor y Cody Bellinger, terminarían cumpliendo esos roles maravillosamente.

Roberts manejó las cosas muy bien, probando así que los Dodgers tomaron la decisión correcta cuando lo contrataron después de terminar la temporada 2015. En ese sentido, otro premio Manager del Año sería un bono adicional.

Esas son, en resumen, las difíciles decisiones a las que se enfrentaron los votantes. Muchísimas opciones. Todas muy buenas.