RIO DE JANEIRO, 11 oct (Xinhua) -- El presidente del Comité Olímpico de Brasil (COB), Carlos Arthur Nuzman, renunció hoy al cargo que ocupaba desde hace 22 años, tras ser detenido la semana pasada acusado de comprar votos en la elección de Río como sede olímpica.

Uno de los abogados de Nuzman, Sergio Mazzillio, hizo entrega de la carta de Renuncia durante la Asamblea Extraordinaria del COB, en Río de Janeiro.

"Considerando la necesidad de dedicarme, integralmente, al pleno ejercicio de mi derecho de defensa, renuncio de modo irrefutable al cargo de Presidente del Comité Olímpico Brasileño, bien como al de miembro honorario de su Asamblea General", explicó Nuzman en la carta leída por su abogado.

El cargo que dejó Nuzman lo asume Paulo Wanderley, hasta ahora vicepresidente del COB, quien presidirá la entidad hasta 2020.

Nuzman, de 75 años y presidente del COB desde 1995, fue detenido el pasado jueves en su residencia en la zona sur de Río de Janeiro, un mes después de ser llevado a declarar ante la policía en el mismo caso, aunque optó por guardar silencio.

La Fiscalía pidió entonces el bloqueo de 1.000 millones de reales (unos 300 millones de dólares) del patrimonio de Nuzman y del empresario Arthur Cesar Soares de Menezes Filho, conocido como "Rey Arthur" y su socia, por su implicación en la compra de votos para la elección de la ciudad brasileña como sede olímpica.

Según la policía, la detención de Nuzman se produjo tras detectarse un intento de ocultar bienes tras una operación realizada la semana pasado, entre ellos 16 kilogramos de oro que estarían en un cofre en Suiza.

En esa operación también fue detenido Leonardo Gryner, ex director de operaciones del Comité Río 2016 y brazo derecho de Nuzman en el COB.

De acuerdo con los investigadores, "se trata de un esquema altamente sofisticado que actuaba internacionalmente con soltura en una ingeniosa y compleja relación corrupta".

En el esquema de compra de votos también es acusado de participar el ex gobernador de Río de Janeiro, Sérgio Cabral, quien se encuentra preso desde noviembre del año pasado por liderar una gigantesca red de desvíos desde el gobierno regional.

La fiscalía brasileña solicitó la colaboración de la justicia de los gobiernos de Antigua e Barbuda, Francia, Estados Unidos y Reino Unido.

Nuzman divulgó una carta el sábado anterior, en la que anunciaba que se aparta del cargo para poder presentar la defensa.

El pasado viernes, el Comité Olímpica Internacional (COI) suspendió de todos sus derechos y funciones a Nuzman.