Doha, 19 may (PL) Un partido entre los equipos Al Rayyan y Al Sadd marcó hoy la apertura al público del estadio internacional Khalifa, el primero de los ocho que construye Qatar para la Copa Mundial de Fútbol 2022.

El Comité Organizador del torneo mundialista destacó que la impresionante obra arquitectónica quedó completamente lista con cinco años de antelación a la primera competición de ese tipo en un país árabe, aunque recordó que la instalación originalmente se construyó en 1976.

A partir de la construcción de infraestructuras, el estadio se amplió para dar acogida a más de 40 mil espectadores y dispone de moderna tecnología de climatización que mantiene la cancha de juego a un máximo de 26 grados celcius con unos 28 grados de temperatura en las gradas.

Junto al júbilo por la renovación del recinto, los qataríes mostraron expectación por el partido de la final de la Copa del Emir, que disputarán Al Rayyan y Al Sadd, este último capitaneado por el exjugador del club español Barcelona Xavier Hernández.

'Estamos felices de que el estadio Internacional Khalifa acoja otra vez partidos de fútbol en Qatar. Ha sido testigo de los más prominentes logros deportivos de Qatar y es la sede que está más cerca del corazón de los qataríes', expresó el jeque Hamad bin Khalifa bin Ahmed Al-Thani.

Como presidente de la Asociación de Fútbol de Qatar, Al-Thani rememoró que tras su estreno en 1976 la instalación fue remozada para los juegos asiáticos de 2006 y desde hace tres años se sometió a un rediseño integral con vistas a la Copa 2022, pero antes albergará el Campeonato Mundial de Atletismo 2019.

Entre los elementos novedosos se rediseñaron arcos y nuevos doseles para proveer sombra a los espectadores, además del sistema de climatización para atletas y público.

Según el subsecretario general del Comité Organizador de la Copa 2022, Nasser Al Khater, se espera que hasta 1,3 millones de hinchas del balompié arriben a Doha para el torneo, un pronóstico que definió como 'techo máximo' y atribuyó al cambio de fecha de los partidos para meses más invernales aquí.

Al Khater destacó que por primera vez la competición futbolística verá más aficionados provenientes de Medio Oriente, sobre todo de Arabia Saudita, y Asia, a diferencia de lo ocurrido hasta ahora que predominaba el público de Europa y Sudamérica.

Entretanto, activistas de derechos humanos aprovecharon la reinauguración del estadio para recordar que no ha estado exento de tragedias porque en enero un hombre de nacionalidad británica murió al caer de una gran altura, siendo la tercera víctima fatal en un año en una instalación de la Copa Mundial.