Bogotá, 16 feb (PL) El gobierno colombiano someterá hoy al parlamento un proyecto de ley que eliminará en el país las corridas de toro y otras actividades propias de la tauromaquia.

El anuncio lo hizo este jueves el Ministerio de Interior, el cual afirma que en un periodo de seis meses estará en vigor la ley contra la denominada Fiesta Brava, tanto en Bogotá, como en otras entidades territoriales de tradición, con el apoyo del gobierno central.

En la presentación del proyecto, a cargo del titular del Interior, Fernando Cristo, se afirma que se alcanzó el texto final tras diversas reuniones con la bancada que encabeza el senador liberal Guillermo García.

Se precisa que la futura ley antitaurina también cuenta con el apoyo de diversas organizaciones ecologistas y defensoras de los derechos de los animales, incluida la Plataforma ALTO.

El texto recoge a su vez el pedido a los gobiernos departamentales para que presenten un plan de atención y una propuesta con nuevas actividades económicas y culturales, si así se requiere, para que las personas que se dedican a la actividad taurina, cuenten con programas alternativos de sustitución y reintegración laboral.

Además de las corridas, el nuevo cuerpo legal prohibirá el rejoneo, novilladas, becerradas y tientas (al estilo del Encierro de Pamplona, España), contenidas en el artículo séptimo de la Ley 84 de 1989.

Prohibidas en la plaza de toros Santamaría de la capital durante el gobierno del exalcalde del Distrito Capital Gustavo Petro, las corridas fueron admitidas nuevamente a principios del 2017 por disposición del Consejo de Estado, ante un amparo presentado por inspiradores de las corridas como tradición cultural.

Se fijó entonces la temporada taurina de principios de año durante varios fines de semanas consecutivos en la recién restaurada plaza bogotana.

Pero desde la primera faena ocurrió una multitudinaria y violenta manifestación en los alrededores del ruedo, ubicado en la llamada zona internacional de Bogotá, con saldo de decenas de detenidos y heridos en enfrenamientos con la policía, tropas antimotines y con cultivadores de la tauromaquia.