La Habana, 16 feb (PL) La selección nacional de Cuba al IV Clásico Mundial de béisbol, abanderada hoy en esta capital, cuenta con prospectos de gran potencial, listos para hacer hasta lo imposible por subir al trono.

El Clásico es un torneo muy difícil, pero si hacemos un buen trabajo podemos pasar la primera ronda y ya después tenemos que batirnos para seguir avanzando y llegar al menos a semifinales, manifestó Víctor Mesa Jr., en declaraciones con Prensa Latina.

Jardinero central de cuna, dueño de un desplazamiento superlativo en las praderas y de un brazo potente, muy por encima del promedio, Mesa considera que Cuba debe ir paso a paso: 'primero hay que pensar en Japón, China y Australia, antes de mirar a los favoritos Dominicana y Estados Unidos'.

El hijo de Víctor Mesa Sr., por consenso entre los especialistas el mejor jardinero central de la historia del béisbol cubano, agradeció la confianza que depositaron los técnicos en él para convocarlo al Clásico y garantizó 'un buen papel' de la escuadra caribeña en el torneo.

Además de Víctor Mesa Jr., de 20 años, Cuba contará con otros prospectos de enorme potencial como el también jardinero Yoelkis Céspedes y el relevista zurdo Liván Moinelo, quienes irán al certamen ávidos de gloria, con la ilusión de llevar a los más alto al equipo de las cuatro letras.

Esa juventud tendrá en el slugger Alfredo Despaigne, un hombre con experiencia en el primer nivel del béisbol profesional japonés, a su gran capitán.

Precisamente, Despaigne fue el encargado de portar la enseña nacional durante el acto protocolar de abanderamiento, en el cual estuvieron presentes José Ramón Fernández, presidente del Comité Olímpico Cubano; y Antonio Becali, tkitular del Instituto Cubano de Deportes.

Todos, atentos, escucharon el juramento del equipo, leído por el receptor Frank Camilo Morejón, en el Memorial José Martí de la Plaza de la Revolución de esta capital.

Morejón reafirmó el compromiso de todos los integrantes del equipo de defender el pabellón patrio y los valores del béisbol cubano, y ratificó la responsabilidad de cada jugador de cumplir un papel digno en la lid.

Con escenario en el Tokío Dome, sede del grupo B, Cuba debutará el 7 de marzo contra el local Japón, y posteriormente enfrentará a las escuadras de China y Australia.

El conjunto cubano pondrá rumbo mañana hacia tierras asiáticas para realizar bases de entrenamiento en Taiwán, Surcorea y Japón, con un estimado de 11 partidos de preparación previos al Clásico.