Los legisladores tomaron la iniciativa para reconocer el desarrollo que había alcanzado Hato Mayor, que en ese momento era uno de los principales puestos militares de la región Este.

Por HTN

Diariodominicano.com

SANTO DOMINGO, el 11 de octubre de 1848, el Congreso de la República elevó a Común el puesto militar de Hato Mayor.

Los legisladores tomaron la iniciativa para reconocer el desarrollo que había alcanzado Hato Mayor, que en ese momento era uno de los principales puestos militares de la región Este.

Una investigación de Manuel Antonio Vega, anota que el 14 de diciembre de 1888, contaba con dos trillos de calles: Las Mercedes y El Progreso, en las cuales se desarrollaban las actividades y festividades patrias.

La calle El Progreso cambió su nombre en 1925 y pasó a llamarse Padre Peña, en honor a un sacerdote que ejerció en la iglesia Las Mercedes. La San Esteban surgió después de la donación de los terrenos para ampliar la ciudad, hecho por Mercedes de la Rocha. La comunidad habitaba en 15 viviendas, según consta en el libro de sesiones del cabildo local, que aún se conservan.

Vega al resaltar la información refiere que para el año 1899 surgió la calle San Antonio, la cual hasta el 1915 tenía casas. "Los demás pobladores del Hato Mayor del Rey vivían en fundos y bohíos dispersos en los terrenos y campos contiguos". Desde varias décadas antes de la donación de los terrenos, existían las aldeas Las Palmillas, La Rodada, La Loma de Los Martínez, San Felipe, Dos Ríos y El Manchado, que competían en cantidad de habitantes con el Jato, como antiguamente se denominó Hato Mayor del Rey.

Vega sostiene que si en 1888 no se produce la donación de los terrenos al municipio, hubiese sido difícil que Hato Mayor lograra desarrollarse porque los terrenos estarían en manos de latifundistas foráneos, "que en nada contribuían a la expansión urbana". Refiere que en varios documentos notariales de 1888 hasta 1916, cuando se produjo la intervención militar de Estados Unidos (1916-1924) Hato Mayor se registraba con el nombre de Pueblo de Las Mercedes, en veneración a la patrona del pueblo, "La Virgen de las Mercedes".

En 1889 la calle Las Mercedes fue bautizada por la alcaldía municipal en un acto al que concurrieron religiosos y munícipes.

María de las Mercedes de la Rocha Landeche de Fernández, vivió de 1822 a 1904 y fue la donante de los terrenos, que heredó del Mayorazgo de Dávila, compañía por acciones, fundada por el regidor de Santo Domingo, Francisco Dávila. En 1931 el parque fue bautizado Mercedes de la Rocha, en honor a la donante de los terrenos, donde hoy se asienta la ciudad. Vega anota que los trujillistas de la época querían ponerle el nombre al parque de Rafael Leónidas Trujillo Molina", para honrar al dictador.

"Júbilo, algarabía y la euforia asaltaron los corazones de los pocos habitantes que tenía El Ejido, cuando se supo de la intención de Mercedes de la Rocha de donar los terrenos para expandir el pueblo y beneficiar a familias pobres de la comarca".

Los terrenos donados eran mil 702.89 tareas. La propuesta llegó al municipio por vía de Don Juan Romero Sierra, quien era compadre y delegado de la donante, que formalizó el acto el 13 de julio de 1887, según reseña el historiador Manuel Antonio Sosa Jiménez (Boby), quien fue asesinado en 1991.

"La donación incluyó que los solares que ya estaban ocupados se dejaran a quienes los usufructuaban, para no ser perjudicados en nada. La donación comenzó con pasos rigurosos y la gente celebró en calles y enramadas la noticia de que quienes ocupaban terrenos, seguirían poseyéndolo".

"La caballería de terrenos donado comprendía de la cañada que bordea los barrios Villa Canto, Las Guamas y Media Chiva hasta llegar al río Maguá al oeste del Hato Mayor del Rey.

"Domingo Marcelo, fue el agrimensor que tuvo a cargo la medición de los terrenos cedido en donación, quien fue traído desde Santo Domingo, para tan digna tarea. Marcelo no cobró un peso por la medición. Mariano Montolío y Ríos fue el notario utilizado para producir el acto legal de donación, hecho registrado el 14 de diciembre de 1888. Montolío era nativo de Hato Mayor del Rey.

En el acto notarial se indica que los donantes fueron María Mercedes de la Rocha y Coca de Fernández, su esposo Esteban Fernández y González, quien autorizó a su esposa a donar la tierra. Como testigos estuvieron Don Manuel Mañón y Don Antonio Lluberes. El acto de notarial fue registrado el 17 de diciembre de 1888 en Santo Domingo, en el registro civil Ñ folio 157, acto No. 147, y se pagó por el registro un peso con 26 centavos.

"Los 26 solares donados, favorecieron con siete solares a Felimón Lappost con dos solares, Ramón María Gautreau dos solares, Esteban Fernández con dos solares y los restantes 13 le tocaron a: Merchol Bernal, Camilo Hubiera, Pedro Gertrudis Brea, Juan José Reyes, Matías de León, Francisco Arache, Juan Gil, Juan del Rosario, Eduardo Vásquez, Florentino Echavarría, Anselmo López, Ramón Ramírez y Juan. Los terrenos cedidos tenían un valor estimado en el mercado de la época de 126 pesos.

"Hato Mayor del Rey, es un municipio de la República Dominicana y capital de la provincia Hato Mayor. Limita al Norte con los municipios de El Valle y Sabana de la Mar, al Sur con la provincia San Pedro de Macorís, al Este con la provincia El Seibo y al Oeste con el municipio de Bayaguana, Monte Plata. Está a 36 kilómetros de la ciudad San Pedro de Macorís y a 106 kilómetros de la ciudad de Santo Domingo. Tiene una población de 61 517 habitantes, y se encuentra dividido en los distritos municipales Yerba Buena, Mata Palacio y Guayabo Dulce".

El 3 de diciembre de 1984, el Congreso Nacional la elevó a Capital de la provincia Hato Mayor. La ley fue promulgada por el presidente Salvador Jorge Blanco. Y el 30 de abril de 2002, fue declarada provincia Ecoturística en virtud de la ley 77-02, promulgada por el presidente Hipólito Mejía.