Diariodominicano.com

Nace Anselmo Copello

Llegó a la ciudad de Santiago de los Caballeros muy joven y la acogió como su patria chica. El primer proyecto de importancia en que participó fue la fábrica de cigarros y cigarrillos "La Habanera", que luego se convertiría en la Compañía Anónima Tabacalera, en la que llegó a desempeñar el cargo de presidente.

Por Héctor Tineo Nolasco

Diariodominicano.com

GENOVA, Italia, el 18 de septiembre de 1879, nació en Génova, Italia, Anselmo Copello, quien se destacó en República Dominicana por su espíritu de servicio y un empresario innovador.

Llegó a la ciudad de Santiago de los Caballeros muy joven y la acogió como su patria chica. El primer proyecto de importancia en que participó fue la fábrica de cigarros y cigarrillos "La Habanera", que luego se convertiría en la Compañía Anónima Tabacalera, en la que llegó a desempeñar el cargo de presidente.

En su administración la empresa se expandió y aplicó nuevas normas de administración. La convirtió en una fuente de empleos para cientos de familias de Santiago y como un ente de servicios a la comunidad.

Colaboró con el Ayuntamiento de Santiago y llegó a desempeñar la Presidencia de la Sala Capitular. Entre sus aportes al cabildo está la organización de su sistema de contabilidad.

En Santiago formó familia al contraer matrimonio con la señorita Argentina de Soto, con quien procreó a sus hijos César Gerónimo, Celia Adelina, Argentina, Iliana Josefina y Margarita.

En el año 1927, Anselmo Copello aportó en calidad de préstamo, libre de intereses los recursos que necesitaba la directiva del Ateneo Amantes de la Luz, para comprarle a la sucesión Lora, el edificio que serviría de sede a la entidad cultural.

La comisión que le hizo la petición a nombre del Ateneo, la integraron su presidente Persio Celeste Franco y los miembros Rafael F. Bonelly y Domingo O. Bergés Bordas, quienes plantearon que pagarían intereses por el crédito, pero Anselmo Copello, al darle el sí le expresó:

"No es necesario que ustedes me paguen intereses. Pueden contar con el dinero ahora mismo, si así ustedes lo disponen".

Luego, el inmueble fue adquirido por el Estado en una operación que fue aprobada por el Presidente Horacio Vásquez, quien entregó a través del secretario de Hacienda, Andrés Pastoriza, la suma que tomó el Ateneo, en calidad de préstamo para comprar el inmueble de la sucesión Lora.

En el año 1928, por iniciativa del señor Anselmo Copello, la Compañía Anónima Tabacalera donó al Estado el solar donde luego se construyó el liceo México, cuya primera directora fue la profesora Ercilia Pepín.

El historiador santiaguense José Ulises Franco, en su obra "Perfiles y Cosas Dominicanas", resalta que durante los períodos en que Anselmo Copello fue presidente del Centro de Recreo de Santiago, aprobó en 1929 un préstamo de 75 mil pesos para construir el nuevo edificio de esa entidad.

Se ejecutó con una emisión de bonos de mil pesos, la cual fue cubierta por el señor Copello con un aporte de 40 mil pesos; Richard Sollner, con 10 mil pesos; Eduardo León Jimenes, con 10 mil pesos, Ernesto B. Freites, con 5 mil pesos, H. R. A. Griesser, 5 mil pesos y José Eldon, 5 mil pesos.

Como una manifestación de reconocimiento a sus méritos, la directiva del Centro de Recreo aprobó colocar en su biblioteca una foto de Anselmo Copello.

El 21 de octubre de 1933, el Presidente Rafael Leónidas Trujillo Molina, lo nombró embajador dominicano en Washington. Se mantuvo en funciones hasta la hora en que murió de un paro cardíaco a la edad 65 años.

Anselmo Copello falleció mientras recibía tratamiento en el Doctors Hospital, para superar una pulmonía. El acontecimiento fue una sensible pérdida para el país, en especial para la ciudad de Santiago de los Caballeros, y la industria del tabaco.

En honor a la memoria de Anselmo Copello, en la ciudad de Santiago de los Caballeros, una de sus calles lleva su nombre.

La comisión que le hizo la petición a nombre del Ateneo, la integraron su presidente Persio Celeste Franco y los miembros Rafael F. Bonelly y Domingo O. Berges Bordas.