Managua, 1 dic (Prensa Latina) Sabores, colores, música, bailes y artesanías provenientes de 34 países de todos los continentes se amalgaman hoy en la jornada de cierre del IV Festival Gastronómico y Cultural con sede aquí, en el Centro de Convenciones Olof Palme.

Organizado por el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) el evento que se desarrolla esta vez bajo la divisa Tradiciones Decembrinas el evento cuenta con la presencia de 18 embajadas acreditadas en esta capital y 16 emprendimientos familiares (pequeños negocios) que representan a otras 16 naciones.

Costa Rica, Nigeria, Lituania, Brasil, Chile, Australia e India exponen por primera vez aquí muestras de su culinaria y creaciones artesanales.

El stand de Cuba, uno de los más visitados en todas las ediciones anteriores, incorporó este domingo a sus tradicionales ofertas del pan con lechón asado y el célebre mojito, insignia de la coctelería insular, platillos como tamales de maíz tierno, caldosa criolla, flan de lecho y café a lo cubano.

En el recorrido de Prensa latina por el pabellón de congresos llamó su atención la propuesta de un matrimonio proponente de Lituania y asentado en Nicaragua hace cinco años.

Bajo la marca 'Vamos Nicas', Indre Bagdzevice y su esposo que se hace llamar Don Cervecero expenden licores artesanales facturados según la tradición de su país, una mixtura de esencias frutales y alcohol.

Lo más curioso es que a esa mezcla de esencias bálticas le llaman mojito, honor a ese trago cubano e internacional que el que el premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway inmortalizara en El Floridita, de La Habana, una de las catedrales mundiales de la barra.

Un rápido paneo por los locales del recinto de los grandes eventos políticos convocados en Nicaragua permite esta vez el encuentro con el refrescante papelón con limón venezolano, los ceviches peruanos, de camarón o pescado, la panceta marina ahumada rusa o la carne de cordero iraní.

Platos que son banderas de sus respectivos países como los asados argentinos, el sushi japonés, la pizza y la lasaña italianas y las hamburguesas estadounidenses, no podían faltar en la muestra.

El festival cuenta con un escenario por donde desfilan la música y la danza de las naciones que animan la cuarta edición de la fiesta, que ya superar sus versiones anteriores a juicio de Anasha Campbell. Titular del Intur.

mem/fgn