Se destacó como maestro, abogado, historiador, periodista, doctrinario y orador. Cursó sus estudios hasta el nivel secundario en la ciudad de La Vega, donde se graduó de bachiller en Ciencias y Letras.

Por Héctor Tineo Nolasco

Diariodominicano.com

LA VEGA, el 8 de octubre de 1941, murió en la ciudad de La Vega, el historiador y abogado Manuel Ubaldo Gómez. Había nacido en esta ciudad el día 8 de septiembre de 1857.

Se destacó como maestro, abogado, historiador, periodista, doctrinario y orador. Cursó sus estudios hasta el nivel secundario en la ciudad de La Vega, donde se graduó de bachiller en Ciencias y Letras.

En el año 1888 fue investido por la Suprema Corte de Justicia, como licenciado en derecho. En esa etapa el máximo tribunal del país era el encargado de conceder el grado de abogado.

En ese mismo año, el Presidente Ulises Heuraux lo nombró miembro de la Junta Provincial de Estudios de La Vega. Y en el año 1903, en su condición de Presidente del Congreso Nacional juramentó al Presidente Alejandro Woss y Gíl.

En esa ocasión advirtió al nuevo jefe del Estado:

"Debéis manteneros a distancia de todo extremo que pueda falsear la rectitud de vuestra elevada función pública, sin incidir en energías peligrosas para la libertad, pero sin caer tampoco en debilidad que comprometa el éxito de vuestra gestión gubernativa. La ley debe ser la norma de todos vuestros actos, y dentro de ella encontraréis los medios eficientes de contener los impacientes reclamos de la demagogia, tan funesta para los Estados como la tiranía".

En el año 1910, Manuel Ubaldo Gómez fue nombrado por el Presidente Ramón Cáceres, presidente de la Corte de Apelación de Santiago.

En el año 1936 fue declarado por el Ayuntamiento de La Vega, "Hijo Preclaro", como reconocimiento a los servicios que hizo a la comunidad.

Manuel Ubaldo Gómez se destacó como un hombre muy estricto en sus obligaciones; nunca se sustrajo al cumplimiento del deber por embarazoso que fuera.

En un perfil sobre su personalidad el doctor Jorge Tena Reyes afirma que Manuel Ubaldo Gómez fue una autoridad moral de gran prestigio.

Resalta que su pensamiento lo rigió siempre un elevado principio ético. "No es un escritor florido, ni castizo en el sentido académico del término. Su prosa es cruda, llana, sin subterfugios ni ambigüedades, como corresponde a un hombre de alma sencilla y honrada.

Manuel Ubaldo Gómez escribió en tres tomos "Resumen de la Historia de Santo Domingo", lo que constituye su principal aporte a la cultura dominicana.

El doctor Joaquín Balaguer al analizar esa obra sostiene: "Es un compendio escrito en excelente prosa didáctica, con la claridad y sencillez recomendables en obras destinadas a la enseñanza".

En el año 1920, Manuel Ubaldo Gómez publicó un folleto con el título "Recuerdos", en el que narra, en prosa sencilla, pero clara y correcta, una serie de hechos anecdóticos de gran utilidad para el conocimiento de la vida dominicana.

Fue un colaborador de los periódicos de la época, entre los que figuran El Ideal, órgano de la Sociedad Amor al Estudio, El Adalid y El Progreso, en el cual se distinguió como un crítico de los males sociales que sufría la República Dominicana.

Durante los años 1915-1916, escribió una serie de artículos titulados la "Epidemia del Revólver".

Manuel Ubaldo Gómez murió en La Vega, el 8 de Octubre de 1941.