Por Jose Zabala

New York - Apegado a su fe de la religión católica, miles de dominicanos se dieron cita en los cinco condados de la gran manzana, New Jersey, Connecticut, Pensilvania y Rhode Island, visitaron diferentes iglesias católicas para celebrar el tradicional Domingo de Ramos junto a su familia, amigos y la comunidad.

El Domingo de Ramos es una celebración religiosa en que la mayoría de las denominaciones del cristianismo conmemora la entrada de Jesucristo en Jerusalén, dando inicio a la Semana Santa.

La Iglesia Encarnación ubicada en la Avenida Saint Nicholas esquina 175st de Washington Heights con 6 misas lideró la tradicional misa del Domingo de Ramos con el respaldo de cientos de feligreses, y diferentes grupos comunitarios y religiosos alrededor de las iglesias.

Con una narrativa de lo que fue la muerte y resurrección del Sr. Jesucristo, comenzó la memorable misa de las 1:00 pm de la Iglesia Encarnación en el alto Manhattan oficiada por el padre Francisco quien apegado a su fe dijo : "Este es el Sacramento de nuestra fe" de inmediato respondieron los feligreses católicos: "Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús". Fue un momento muy emotivo con gran demostración cristiana.

Siguiendo la liturgia católica para la ocasión: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan y después de dar gracias lo partió diciendo: "Esto es mi Cuerpo, que es entregado por ustedes. Hagan esto en memoria mía". De igual manera, tomando la copa, después de haber cenado dijo: "Esta copa es la nueva alianza de mi Sangre, todas las veces que la beban háganlo en memoria mía". Todos los presentes en un momento solemne respondieron: "Señor no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme".

Fue una entrega total a nuestro Dios, con confianza y fe. El momento de la eucaristía he considerado en más puro y memorable de la santa misa.

La eucaristía es el memorial del sacrificio pascual del Señor, presencia viva de Cristo en medio de nosotros, verdadero banquete de comunión, que impulsa a transformar la propia vida, el mundo y la historia. El sacramento del sacrificio de Cristo implica una presencia muy especial: la presencia real del Señor bajo la especie del pan y del vino. Con la consagración el pan deja de ser pan, y se convierte en cuerpo de Cristo; y el vino se transforma en la sangre de Cristo según reporta elliberal.com .

De igual manera también se realizaron misas en español e Inglés en las Iglesias: Santa Elizabeth , San Judas Tadeo, La Esperanza, Santa Lurdes, Santa Rosa de Lima, Nuestra Señora de Mártires, Good Shepherd y en los demás condados y estados vecinos donde viven los dominicanos.

Los dominicanos católicos radicados en los Estados Unidos llevan una semana santa muy diferentes a la celebración en la Republica Dominicana. Todos están apegados a las responsabilidades y compromisos diseñados en uno de los países más diversos del mundo en lo que a religión se refiere. www.zabalaaldia.com

https://www.youtube.com/channel/UCgD6tFHuvabAy0cFsdS4x9g