SANTO DOMINGO, el 11 de febrero de 1811, falleció en la ciudad de Santo Domingo el Capitán General de la Colonia Española de Santo Domingo, brigadier Juan Sánchez Ramírez, quien sufría de hidropesía.

Sánchez Ramírez, fue el jefe militar de las fuerzas que vencieron a los franceses, comandados por Eugene Ferrand, en la Batalla de Palo Hincado, el 7 de noviembre de 1808.

La victoria fue determinante para que España reconquistara su colonia de Santo Domingo, que era ocupada por Francia.

Horas antes de su muerte, el brigadier Sánchez Ramírez exhortó a la población de Santo Domingo a mantenerse fiel a España.

En la Batalla de Palo Hincado, las tropas de Sánchez Ramírez aniquilaron a las fuerzas militares del General francés Eugene Ferránd.

Juan Sánchez Ramírez comandaba un ejército de dos mil hombres, incluidos 300 que fueron enviados a Santo Domingo, por la Gobernación Española de Puerto Rico. Desembarcaron por Boca de Yuma, en Higüey.

De inmediato se unieron a las tropas que Juan Sánchez Ramírez había reunido en El Seibo, para marchar a la ciudad de Santo Domingo para enfrentar a los franceses.

Se habían producido enfrentamientos de los franceses en la región sur, pero la batalla que permitió la reconquista del territorio español de la parte oriental de la Isla de Santo Domingo, fue la batalla de Palo Hincado, el 7 de noviembre de 1808.

Se le da el nombre de Palo Hincado, porque los combates se desarrollaron en la Sabana de Palo Hincado.

Casi todos los hombres del ejército de Ferrand fueron muertos por las tropas del general Juan Sánchez Ramírez.

El general Ferrand luego de la derrota se suicidó de un disparo, en un hecho ocurrido en un arroyo cercano a Palo Hincado.

Al perder la batalla, Ferrand se ocultó y se conoció de su muerte cuando fue localizado el cadáver.

Los militares franceses que sobrevivieron huyeron a la ciudad de Santo Domingo, pasando por bosques y lugares difíciles. Llegaron a la ciudad 15 días después.

En la ciudad de Santo Domingo, cuando se enteraron de los resultados de la Batalla de Palo Hincado, los franceses se declararon en pie de Guerra.

El día 12 de noviembre de 1808, la plaza de Santo Domingo fue declarada en Estado de sitio por el general francés Dubarquier, quien reemplazó al general Ferrand.

Juan Sánchez Ramírez entró con sus tropas el día 27 de noviembre y se instaló en Jainamosa.

Los franceses habían ocupado la parte oriental de la isla de Santo Domingo, en virtud del Tratado de Basilea, firmado por Francia y España, el 22 de julio de 1795.

En virtud del convenio, España le cedió a Francia su colonia de Santo Domingo, a cambio de las tierras que había perdido en la guerra con los franceses en la Península Ibérica.